Saltar a: navegación, buscar

Emilio Callejas e Isasi

Emilio Calleja e Isasi
Información sobre la plantilla
Emilio callejas.jpg
Gobernador de Cuba (1886 y 1893-1895).
Gobernador de Cuba
1886-1887 Primer período - 1893-1895 Segundo período
PredecesorAlejandro Rodríguez Arias
José Arderius y García (provisional)
SucesorArsenio Martínez Campos
Datos Personales
Nacimiento9 de mayo de 1830.
Burgos, España. Bandera de España España
Fallecimiento8 de septiembre de 1906
Guarnizo, Santander, España.

Emilio Calleja e Isasi. Militar y político español. Gobernador de Cuba (1886 y 1893-1895). Fue Capitán General de Sevilla y Castilla la vieja. Realizó diversas operaciones militares contra los patriotas cubanos. Su primer gobierno en Cuba fue provisional y el segundo se caracterizó por las conspiraciones que condujeron al inicio de la Guerra por la independencia 1895-1898. Ocupó también cargos de Senador en Cuba.

Sus primeros años

Nació el 9 de mayo de 1830 en Burgos, España. Desde muy joven sirvió en la marina española. Cuando Santo Domingo se reintegró a los dominios españoles participó como comandante en las campañas de pacificación de la isla, por cuyo desempeño fue distinguido como segundo al mando del batallón de infantería de marina. En 1867 pasó a Puerto Rico como teniente coronel y obtuvo el grado de coronel en 1869.

Operaciones militares en Cuba

En 1869 fue enviado a Cuba donde participó en diversas operaciones militares contra los independentistas cubanos durante la Guerra de los diez años, permaneciendo durante los cuatro años siguientes, hasta que regresó a España en 1873. Fue la época de mayor auge de las luchas durante esa guerra, en la cual las tropas españolas sufrieron una derrota tras otra, especialmente en las provincias orientales y después en Camagüey y el centro de la isla.

Capitán General de Sevilla y de Castilla la vieja

Regresó a España en 1873 donde fue ascendido al grado de General de Brigada, y participó en las guerras Carlistas al mando de López Domínguez, quienes pusieron sitio la ciudad de Cartagena, la cual se rindió, destacándose en la batalla de Minglanilla. En esta acción hirió de gravedad al dirigente carlista Pascual Cucala, por cuyos méritos poco después fue ascendido al grado de General de División. Posteriormente fue enviado nuevamente a Cuba con el nombramiento de segundo Capitán General, sin embargo duró poco en este cargo pues fue nuevamente llamado a la península y nombrado Capitán General de Sevilla y de Castilla la vieja.

Primer período como Gobernador de Cuba

Ramón Fajardo e Izquierdo había cesado en el cargo de Gobernador de Cuba el 5 de marzo de 1886, en que asumió el mando Sabas Marín y González, con carácter provisional, hasta que el 30 de ese mismo mes fue nombrado Emilio Calleja e Isasi.

Calleja se encargó de realizar una importante campaña de saneamiento de las finanzas de la isla, y llevó a cabo importantes reformas en la administración pública. La primera guerra por la independencia había ocasionado un severo deterioro en la economía del país. La reconstrucción resultaba difícil por la falta de recursos monetarios, ya que para sufragar los gastos de la guerra el Banco Español de La Habana había realizado continuas emisiones de papel moneda por lo que el circulante estaba muy depreciado, lo que era un trastorno para las operaciones crediticias necesarias para rehacer los ingenios, colonias, cafetales, puentes y vías de comunicación.

A ello se sumaba que la ya avizorada supresión de la esclavitud requeriría financiamiento para el pago del trabajo asalariado. Para males mayores el precio del azúcar continuaba bajando, y llegó a menos de tres centavos la libra. El interés del dinero subió de un 10 a 12 % hasta 20 o 30 % y se acortaron los plazos de los créditos, por lo que el endeudamiento de los hacendados se hizo aún más crítico.

En esta época se estaban consolidando importantes cambios en las relaciones comerciales internacionales que afectaban directamente nuestras producciones agropecuarias. Se venía produciendo una avalancha incontenible del azúcar de remolacha en el mercado internacional, apoyada en una tecnología industrial más avanzada y en subsidios estatales, cosa que seguiría hasta hoy. La caída de los precios podía ser compensada por los productores nacionales sólo con mejores tecnologías basadas en equipamiento moderno, que hacían posible extraer el doble del contenido de sacarosa de las cañas, y con ello la disminución de los costos, pero la escasez de capitales y de créditos frenaba por el momento introducir estas mejoras.

En 1886 una Real Orden suprimió el Patronato, una institución creada seis años antes, mediante la ley conocida como Ley de Abolición de la Esclavitud, por la cual los esclavos serían liberados por grupos de cuartas partes, por sorteo, cada dos años, hasta lograr la abolición completa. La nueva ley no garantizaba una libertad plena para ellos, pues tenía cláusulas que la convertían en una nueva esclavitud disfrazada, ahora bajo la forma capitalista de trabajo asalariado bajo control de los patronos. El 2 de julio de 1886 se concluyeron en La Habana las obras del Cementerio Colón.

El 16 de julio de 1887 Calleja entregó el mando de Cuba a Sabas Marín y González.

Segundo período como Gobernador en Cuba

Camilo Polavieja y del Castillo había abandonado el cargo de Gobernador de Cuba el 20 de junio de 1892, el cual pasó a manos de José Sánchez Gómez, que el 11 de julio lo entregó a Alejandro Rodríguez Arias y Rodulfo, quien falleció el 15 de julio de 1893. La sucesión de gobernadores provisionales continuó con José Arderius y García, quien el 4 de septiembre de 1893 fue sustituido por Emilio Calleja e Isasi.

Fue una época de especial actividad de los autonomistas que pedían reformas sin independencia, y de los verdaderos patriotas que conspiraban activamente para romper de nuevo las hostilidades contra España. José Martí, con una labor tenaz en su exilio neoyorquino había limado muchas asperezas y logrado la ansiada unidad revolucionaria, fundamentalmente por su labor personal y a través de su periódico Patria y del Partido Revolucionario Cubano. Durante 1894 ya había una organización superior y una estrategia para reiniciar la guerra. Hubo algunos fracasos, como la incautación por los norteamericanos de barcos y material de guerra que debían traer a la isla combatientes experimentados, jefes y armamento.

El 12 de enero de 1895 por orden del gobierno de Estados Unidos detienen en puerto norteamericano al vapor Zagonda y otras 2 embarcaciones, incautándose de los barcos y de muchas armas y municiones, por lo que fracasa la expedición mambisa organizada por José Martí. El 13 de enero, a pesar de este revés, en reunión del Partido Revolucionario Cubano, se decidió continuar la lucha. En virtud de ello, a partir del 24 de febrero de 1895 se produjeron alzamientos en varios lugares del país, especialmente en la zona oriental, comenzando así la nueva Guerra por la Independencia.

El 25 de marzo José Martí y Máximo Gómez firmaron en Montecristi (una pequeña localidad dominicana), el manifiesto titulado "El Partido Revolucionario Cubano a Cuba", conocido como Manifiesto de Montecristi, en el que se exponían al mundo los propósitos que animaban a los revolucionarios cubanos. Antonio Maceo, Flor Crombet y José Maceo desembarcaron en el 1ro de abril por Duaba, cerca de Baracoa, y pronto libraron numerosos combates contra las tropas españolas. El 11 de abril desembarcaron el Playitas (sur de Guantánamo), José Martí y Máximo Gómez, con otros cuatro expedicionarios. La lucha se generalizaba.

Ante la incapacidad de Calleja para enfrentar el estallido rebelde, el 16 de abril de 1895 fue relevado de su cargo, nombrando para sustituirlo al General Arsenio Martinez Campos.

Actividades políticas y fallecimiento

Finalizando su carrera militar, Calleja inició su participación en la política española. Fue elegido Senador por la provincia de Santa Clara para la legislatura 1884-1885 y Senador por la provincia de Valladolid para la legislatura 1896-1898. En 1898 fue elegido Senador por la provincia cubana de Puerto Príncipe (actual Camagüey), pero al ser nombrado Senador vitalicio, renunció al cargo de Senador electo, y se mantuvo como senador hasta su muerte.

Falleció el 8 de septiembre de 1906 en Guarnizo, provincia de Santander, España.

Fuentes

  • Arcadio Ríos. Hechos y personajes de la Historia de Cuba. Recopilación Bibliográfica. La Habana, 2015. 320 p.
  • Arcadio Ríos. La Agricultura en Cuba. Editorial Infoiima. La Habana. 2016. 374 p. Págs. 84-85.
  • Historia de Cuba. Dirección Política de las FAR. La Habana. Págs. 334-340.
  • Eduardo Torres-Cuevas y Oscar Loyola. Historia de Cuba. 1492-1898. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 2001. Págs. 351-354.