Saltar a: navegación, buscar

Adolfo Jiménez Castellanos

Adolfo Jiménez Castellanos y Tapia
Información sobre la plantilla
AdolfoJTapia.jpg
NombreAdolfo Jiménez Castellanos y Tapia
Nacimiento1844
Montilla, Córdoba, Bandera de España España
Fallecimiento18 de enero de 1929
Madrid, Bandera de España España
TítuloCapitán General

Adolfo Jiménez Castellanos y Tapia. Militar de carrera, luchó en los últimos instantes de la guerra hispano cubano norteamericana. Entre todos los Capitanes Generales, Virreyes y Gobernadores españoles, en el continente americano, fue el que jugó el escabroso papel de entrar en España con una capitulación en un país derrotado, moral y económicamente, con el dolor de haber perdido el imperio que durante 400 años había marcado el esplendor de ese país en el mundo. Fue el teniente general más joven del ejército español, de gran popularidad por su calidad humana. Participó en las tres guerras de independencia en Cuba.

Síntesis biográfica

Nace en Montilla, Córdoba, España y, tras cursar estudios en calidad de Cadete en el Colegio de Infantería de Toledo, se le destina en 1865 a Cuba, incorporándose a la guarnición de Puerto Príncipe.

Trayectoria militar

En 1868, durante la primera guerra insurrecta, denominada Guerra de los Diez Años, ostenta ya el grado de Capitán y asiste a numerosos e importantes hechos de armas en este Departamento Central, el más extenso de los tres en que estába militarmente dividida la isla.

Contrae matrimonio con una camagüeyana, con la que tiene seis hijos. Terminada esta contienda se suceden las acciones de campaña durante la Protesta de Baraguá y la Guerra Chiquita y, siendo Comandante General de este Departamento Central, regresa a la Península en 1882.

Entre 1883 y 1886, de nuevo en Cuba, es Secretario de la Subinspección de Infantería y Milicias en el Palacio del Segundo Cabo, en La Habana, regresando de nuevo a la Península.

Queda viudo con sus seis hijos y pasa nueve años a cargo de la Sección de Campaña del Ministerio de la Guerra, en Madrid, hasta 1895 en que, comenzada en Cuba la Guerra de los Tres Años. El Capitán General de la Isla, Arsenio Martínez Campos, le requiere a sus inmediatas órdenes por su calidad de estratega, el gran conocimiento que tiene del país y la veteranía y experiencia que acumula en las guerras mambisas y sus famosas campañas circulares.

Retoma el mando de la comandancia de Puerto Príncipe y asiste a numerosas e importantes operaciones de campaña por todo el territorio bajo su mando, hasta abril de 1898, en que toma el mando de la División de la Trocha. Con la intervención americana en el conflicto, se suceden las batallas terrestres en Santiago, el hundimiento de la escuadra de Cervera en esta bahía y la rendición española. Se ocupa de la repatriación de las tropas en la Trocha hasta noviembre en que se hace cargo de la Capitanía General, en La Habana.

Es el presidente español de la Comisión de Evacuación y frena las prisas americanas por hacerse con el gobierno, pues quiere dejar resuelto lo más posible y que las tropas no embarquen hacinadas.

El general montillano, último capitán general de Cuba hasta 1899, fue el encargado de firmar el Tratado de París en diciembre de 1898, con el general norteamericano John R. Brooke, una rúbrica que significó la capitulación en la guerra que España sostuvo con los Estados Unidos y su renuncia inmediata a todas sus provincias de ultramar.

El 1 de enero de 1899 le cabe la triste misión, a nombre de su rey, de hacer la entrega oficial de la isla a los americanos, de lo cual refiere:

Señor, en cumplimiento del Tratado de París, de lo acordado por las comisiones militares de la isla y las órdenes de mi Rey, en este momento del mediodía de hoy, 1 de enero de 1899, cesa de existir en Cuba la soberanía española y comienza la de los Estados Unidos.

A las 12:00 del día, en el cuarto del trono del salón Rojo en el Palacio del Capitán General, el General Español Adolfo Jiménez Castellanos traspasa el poder en Cuba a los EE.UU. Presencian esto los generales cubanos Mario G. Menocal, José Miguel Gómez, Lacret Morlot, Alberto Nodarse, Mayia Rodríguez, Leyte Vidal, Rafael de Cárdenas y Eugenio Sánchez Agramonte. La bandera española es bajada y la bandera de los EE.UU es izada. Se tocan los himnos de ambos países. Así los EE.UU instalan un gobierno militar provisional en Cuba, dirigido por el General John R. Brooke.

De regreso a España

Se embarca en el vapor Rabat y se traslada a Matanzas y Cienfuegos para ultimar las repatriaciones y el 6 de febrero, en el vapor Cataluña, regresa definitivamente a España, con el último contingente de tropas.

Fue el Teniente General más joven del Ejército español y ostentó, sucesivamente, el mando de las Capitanías de Castilla la Nueva y Extremadura, Castilla la Nueva, Galicia, Castilla la Vieja y Valencia, hasta 1910, en que es nombrado Consejero del Consejo Supremo de Guerra y Marina.

En 1916 pasa a la primera reserva.

Muerte

Muere en Madrid, España, el 18 de enero de 1929, casi al cumplir los 85 años de edad.

Fuentes