Saltar a: navegación, buscar

Miguel Tacón

Miguel Tacón y Rosique
Información sobre la plantilla
Tacon231.jpg
Gobernador de Cuba
1 de junio de 1834 - 16 de abril de 1838
PredecesorMariano Ricafort Palacín y Abarca
SucesorJoaquín de Ezpeleta y Enrile
Datos Personales
NacimientoCartagena, Bandera de España España
Fallecimiento1855
Madrid, Bandera de España España

Miguel Tacón y Rosique. Militar y político español. Gobernador y Capitán General de Cuba (1834-1838). Realizó numerosas obras públicas, sobre todo en La Habana, pero su gobierno estuvo ensombrecido por sus actos despóticos y su fomento del comercio de esclavos. Inició las obras del ferrocarril.

Primeros años

Nació en Cartagena, España, en 1775, e inició su carrera militar en la Armada, combatiendo en la batalla de Trafalgar en 1805 y a los piratas berberiscos al año siguiente, siendo ascendido a teniente de navío. En 1810 abandonó la Armada para enrolarse en el Ejército de Tierra con el grado de teniente coronel. Fue destinado al virreinato de Nueva Granada con el cargo de gobernador de Popayán (en la actualidad, en Colombia).

Iniciada la emancipación de América Latina, su derrota ante las fuerzas independentistas en 1811 le obligó a refugiarse con los exiguos restos de su ejército en Lima, en el virreinato del Perú. Allí ascendió a mariscal de campo y permaneció hasta 1819, año en que regresó a España e informó, por orden del virrey Joaquín de la Pezuela, de la delicada situación política y militar peruana. Fue nombrado gobernador de la plaza de Málaga, cargo que desempeñó hasta 1823, cuando se le destinó a Sevilla. En 1834 obtuvo el ascenso a teniente general.

Gobernador de Cuba

Miguel Tacón asumió la capitanía general de Cuba el 1 de junio de 1834, en sustitución de Mariano Ricafort Palacín y Abarca. La colonia estaba sumida en aquel momento en un notable desorden civil. Su gestión en la isla se orientó al restablecimiento del orden y a la mejora de las infraestructuras, pero acompañadas de una férrea disciplina y de comportamientos inequívocamente autoritarios. La valoración de su gestión ha generado juicios encontrados que oscilan desde encendidos elogios hasta feroces críticas.

La Constitución de 1812 volvió a entrar en vigencia en 1836, siendo proclamada en la Isla por primera vez el 30 de septiembre de ese año por el gobernador de Santiago de Cuba Manuel Lorenzo. La nueva Constitución de 1837 establecía que Cuba, Puerto Rico y las Filipinas se regirían por leyes especiales, privándolas de representación en las Cortes de España y suprimiendo los ayuntamientos y diputaciones provinciales democráticamente electos, quedando gobernada directamente por la Corona a través del capitán general.

A lo largo de los cuatro años que estuvo al frente de la capitanía general, Tacón mejoró la capacidad y la disciplina del Ejército colonial, organizó la policía urbana y rural, restableció la autoridad de los tribunales de justicia y creó los cuerpos de serenos y bomberos. Asimismo, patrocinó las obras del ferrocarril cuyo primer tramo, inaugurado el 19 de noviembre de 1837, enlazó La Habana con Güines (la primera línea férrea desplegada sobre territorio bajo soberanía española) y la construcción del acueducto de Fernando VII para paliar las deficiencias en el suministro de agua en la capital.

Su política represiva recayó no sólo sobre la delincuencia común, sino también sobre la disidencia política; así sucedería en 1836 al reprimir el levantamiento del general Manuel Lorenzo, gobernador de Santiago de Cuba, de manifiestas simpatías hacia la causa separatista.

Fin de su gobierno y muerte

En 1838 Tacón pidió el relevo y fue sustituido por Joaquín de Ezpeleta y Enrile el 16 de abril de ese año. Regresó en el mes de abril a la metrópoli, donde publicó sus memorias. Fue designado como Duque de la Unión de Cuba y primer marqués de Bayamo. En la recta final de su vida política desempeñó el cargo de gobernador en las islas Baleares y accedió al Senado. Falleció en 1855, en Madrid.

Fuentes

  • Arcadio Ríos. Hechos y personajes de la Historia de Cuba. Recopilación Bibliográfica. La Habana, 2015. 320 p.
  • Arcadio Ríos. La Agricultura en Cuba. Editorial Infoiima. La Habana. 2016. 374 p. Pág. 65.
  • Historia de Cuba. Dirección Política de las FAR. La Habana. Págs. 108-109.