México

De EcuRed

Artículo de referencia

México
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: Estados Unidos Mexicanos

Bandera

Escudo

Mapa o ubicación de México
Gobierno
Forma de gobierno:República federal
Capital:México D.F
Idioma oficial:Español
PresidenteEnrique Peña Nieto
Características Generales
Superficie:1.972.550 km²
Población
 • Densidad
112.322.757 hab
57 hab/km²
Moneda:Peso mexicano
Gentilicio:Mexicano, -a
Horario:UTC-6 a UTC-8
Miembro de: ONU, OEA, CELAC, OCDE, TLCAN, G-20, G-5, APEC, CIN, UL, ABINIA, Grupo de Río, OEI, AEC.
México es el nombre usual en el mundo para el país oficialmente llamado Estados Unidos Mexicanos[1], es una república federal integrada por 31 estados y un Distrito Federal[2] que de acuerdo con la Constitución vigente es la sede de los poderes de la federación, también la capital federal es conocida como Ciudad de México.

Limita al norte con los Estados Unidos de América; al este, con el Golfo de México y el Mar Caribe; al sureste, con Belice y Guatemala, y al oeste con el océano Pacífico. La superficie mexicana ocupa una extensión cercana a los 2 millones de km², que lo colocan en la decimocuarta posición entre la lista de los países ordenados por superficie. Su población es de más de 112 millones de personas (datos de 2010), por lo que se trata de la nación hispanohablante más poblada del mundo. Por otra parte, el idioma español convive en México con numerosas lenguas indígenas.

Contenido

Historia

Mesoamérica

Civilización Olmeca, cultura mesoamericana considerada la madre de las culturas posteriores de los mayas y los aztecas.
Civilización Olmeca, cultura mesoamericana considerada la madre de las culturas posteriores de los mayas y los aztecas.

El territorio de Mesoamérica[3] comprende el centro y sur del actual territorio mexicano y Centroamérica. En esta zona, con una gran variedad de riquezas naturales y tipos de hábitat (selvas tropicales, alta montaña, desiertos, manglares, valles, sabanas, etc.), se asentaron las civilizaciones mexicanas prehispánicas. Los especialistas y estudiosos de la historia antigua de México dividen a este territorio en diferentes regiones en las cuales predominó una cultura particular[3]:

A pesar de la poco información sobre el período en que habitaron estas civilizaciones, los historiadores han establecido tres grandes períodos que se detallan en la siguiente tabla[3]:

Período Años Civilizaciones
Preclásico 2.500 a.n.e. - 200 Olmecas, Zapotecas y Mayas
Clásico 200 - 900 Zapotecas, Teotihuacanos y Mayas
Posclásico 900 - 1521 Mayas, Toltecas, Mixtecas, Purépachas y Mexicas

Período Preclásico

Durante el inicio del período preclásico o preclásico temprano[4] aparece la cerámica, nuevos cultivos de maíz y la vida sedentaria. En el período preclásico intermedio se inicia la construcción de grandes complejos como por ejemplo, los templos religiosos. Las pequeñas aldeas devienen centros de importante política y religiosa. Con el pasar del tiempo se convierten en grandes ciudades.

En el año 800 a.n.e. surge en el golfo de México el pueblo Olmeca, la cultura más importante de este periodo. Otros de los pueblos de esta era, los zapotecas, innovan en los métodos utilizados para la agricultura y en la construcción en general, con la utilización de piedras, que representó una importante evolución en estas ramas. Desarrollaron un sistema de escritura y dieron muestras de profundos conocimientos astronómicos. (se encontraron los primeros calendarios que se cree, serían la base de los famosos calendarios mayas).

En el período preclásico tardío[4] surge un importante centro de ceremonias en Monte Albán que presentaba una gran influencia olmeca. En las tierras bajas mayas también aparecen algunos pequeños centros de ceremonia. Se construye la pirámide de Cuicuilco y comienza a erigirse Teotihuacan.

Período Clásico

Pirámide Maya, una de las construcciones de este período.
Pirámide Maya, una de las construcciones de este período.

El periodo clásico[4] esta comprendido entre los años 200 al 900 de nuestra era. Se caracteriza por la evolución de las instituciones sociales y políticas desarrolladas en el periodo anterior. La religión continúa siendo el centro de poder de las ciudades dominantes, en una sociedad que se sabe altamente estratificada. El señor de una ciudad era un hombre-dios que encarnaba en su persona a una de estas divinidades. Estos habitantes profundamente obedientes a dioses más poderosos e importantes que el periodo anterior debían el mismo servilismo a su representante en la tierra: el sumo sacerdote a que hacíamos referencia. Esta es una etapa marcada por los sacrificios y las ofrendas de toda índole. Se establecen relaciones comerciales entre las ciudades más importantes como Tlaxcala, Coliman, Oaxaca, Teotihacan, México y Puebla.

Hay que destacar el papel de Teotihuacan como centro religioso y comercial de Mesoamérica y del mundo. Junto con China, India, Perú y Egipto representan los primeros estados complejos de la historia de la humanidad. Para el año 400 de nuestra era se cree que poseía alrededor de 200 000 habitantes, que le otorgaron a la ciudad un esplendor del que disfrutaría durante 300 años, desapareciendo repentinamente en virtud de causas que aún hoy no tienen explicaciones certeras.

Período Posclásico

El periodo posclásico[4] está comprendido entre los años 800 hasta la conquista española (1521). En esta etapa varios pueblos llamados chichimecas, moradores de la zona allende al límite septentrional de Mesoamérica, avanzan hacia el sur en busca de los recursos de los que, por diferentes motivos, se vieron privados. El proceso, de 300 años de duración, provocó cambios estructurales en la geografía política y social de los territorios. Tula, centro de uno de los pueblos chichimecas: los toltecas, impuso la veneración por Quetzalcoatl, que tendrá gran trascendencia al momento de la conquista española. Aproximadamente en el 1320 los mexicas (primer pueblo en la historia que implanta la educación obligatoria e igualitaria) realizan la construcción, al ver una serpiente siendo devorada por un águila, de una de las ciudades más espectaculares de la historia conocida: Tenochtitlan, cuya hegemonía se impondrá pronto sobre el área central de estos territorios y que extenderá hasta el sur.

Gracias a construcciones ingeniosas sobre los lagos circundantes tornan a esta ciudad en un bastión militarmente inexpugnable. Su economía se basaba en la agricultura y en los tributos de los pueblos sometidos. El imperio azteca fue gobernado por Moctezuma Ilhuicamina, sucedido por Axayacatl, Tizoc y Ahuizotl. El sometimiento sobre los pueblos vecinos también hallaba justificación por los sacrificios humanos que realizaban, para los cuales necesitaban prisioneros. Setenta edificios rodeaban al Templo Mayor, muchos de ellos reservados para el gobierno y el culto, y algunos con forma piramidal; grandes calles y acueductos. Tenochtitlan fue un imperio que parecía no tener rivales. Su último gobernante, Moctezuma II fue un verdadero tirano, quien sucumbió junto con sus dioses a los nuevos tras la conquista española.

Conquista Española

La conquista de México por los españoles comienza en 1517[5][6] cuando Diego Velázquez gobernador de la isla de Cuba autoriza al explorador Francisco Hernández de Córdoba realizar una expedición para encontrar tierras al sur de la isla; Hernández de Córdoba toca tierra en cabo Catoche en la actual península de Yucatán después de bordear la costa lo hace también en Campotón en el actual estado de Campeche, a su regreso a cuba donde muere a consecuencia de las heridas causadas en un ataque indígena contó lo que vio y descubrió en las tierras nuevas. Al año siguiente, Diego Velázquez envió 4 embarcaciones al mando de Juan de Grijalva, que llegó a Tabasco y navegó el río que hoy lleva su nombre. La expedición de 1519[6], encabezada por Hernán Cortés, tocó tierra primero en Cozumel y alzanzó las costas de Tabasco, donde se libró la Batalla de Centla contra los mayas de Potonchán.

Hernán Cortés, el Conquistador
Hernán Cortés, el Conquistador

Cortés fundó después Santa María de la Victoria[5], primera población española en México. En ese punto los indígenas obsequiaron a Malintzin, cuyo papel como intérprete, fue de gran ayuda para la conquista de los mesoamericanos. De ahí, los españoles se embarcaron rumbo a Villa Rica de la Vera Cruz, segunda villa española fundada en territorio mexicano el 10 de julio de 1519[5].

Los españoles consiguieron establecer alianzas con varios pueblos indígenas, entre ellos los totonacas y los tlaxcaltecas. Juntos avanzaron hacia el centro de México y en el camino derrotaron a algunos aliados de los mexicas, como Cholula. Moctezuma Xocoyotzin recibió pacíficamente a los recién llegados. Pensaba que se trataba de la realización de una profecía antigua. Tras la matanza de Tóxcatl los mexicas se levantaron contra los españoles y sus aliados. Cuitláhuac derrotó a los invasores el 30 de junio de 1520, y murió poco después durante la epidemia de huey cocoliztli. Cuauhtémoc, abandonado por la mayor parte de sus aliados, fue capturado el 13 de agosto de 1521[5], y ejecutado por los españoles en 1525. Capturada la ciudad de México-Tenochtitlán, los españoles procedieron al sometimiento de otros pueblos. Algunos se sometieron voluntariamente, y otros opusieron resistencia militar. Algunos pueblos indígenas no se sometieron hasta el siglo XIX.

Con los militares españoles llegaron también misioneros que tuvieron un papel importante en la conquista al tiempo que evangelizaban a los indígenas. De los religiosos que llegaron al país destacaron Vasco de Quiroga, Motolinía, Martín de Valencia, Bernardino de Sahagún, Diego de Landa, Junípero Serra, Sebastián de Aparicio y Bartolomé de las Casas.

Virreinato de Nueva España (1521-1810)

Antonio de Mendoza y Pacheco, primer virrey de Nueva España.
Antonio de Mendoza y Pacheco, primer virrey de Nueva España.

Una vez que Tenochtitlan fue sometida, Hernán Cortés asumió el gobierno como capitán general de Nueva España. En 1527 se estableció la Audiencia de México. El primer virrey fue Antonio de Mendoza y gobernó a partir de 1535[7]. Nueva España fue gobernada por 63 virreyes durante los casi 300 años de dominación española.

A lo largo de la época virreinal, el poder de los españoles se fue consolidando mediante el sometimiento de los pueblos indígenas. La Guerra del Mixtón (1540-1551) y la Guerra Chichimeca (1546) manifiestan los conflictos que enfrentaron los españoles al ampliar sus dominios hacia el norte de Nueva España. El proceso de expansión hacia el norte continuó hasta la independencia de México. En las Californias y Nuevo México, este proceso fue reforzado por el sistema de misiones para cristianizar a los indígenas, lo que causó episodios de violencia como la Rebelión de los Pericúes (1734-1737).

La minería permitió el desarrollo de otras actividades asociadas, especialmente los obrajes y la agricultura, que convirtieron a las regiones del Bajío y los valles de México y Puebla en regiones agrícolas y de actividad industrial incipiente[8].

El comercio del virreinato era realizado a través de dos puertos: Veracruz (golfo de México) y Acapulco (Océano Pacífico)[8]. A éste último llegaba la Nao de China que transportaba productos de las Filipinas a Nueva España y de ahí se transportaban por tierra, llegando a Puebla, donde la influencia oriental es notoria en su artesanía y en sus tradiciones como la de la "china poblana", al Ayuntamiento de México y a Veracruz de donde se enviaba a España o a los puertos del Atlántico. El comercio coadyuvó al florecimiento de estos puertos, de la Ciudad de México y las regiones intermedias. Hay que señalar que hasta finales del siglo XVIII, con la introducción de las reformas borbónicas, el comercio entre los virreinatos españoles no estaba permitido.

El virreinato fue la base del mosaico cultural y racial del actual Mexico. En su seno se fusionaron a lo largo de los 300 años las culturas indigenas y europeas. Así mismo, se dio una gran cantidad de mezclas raciales. Figuras como Sor Juana Inés de la Cruz y Juan Ruiz de Alarcón destacan como sus más notables contribuyentes a la literatura novo hispana, así como Manuel Tolsá en la arquitectura. Relativo a instituciones financieras destacó Pedro Romero de Terreros, fundador del Sacro y Real Monte de Piedad de Ánimas, antecedente del Nacional Monte de Piedad (también llamado Monte Pío), génesis del microcrédito a nivel mundial. También destacan los descubrimientos químicos de Andrés Manuel del Río, descubridor del Eritronio, posteriormente renombrado Vanadio, en la tabla periódica de los elementos químicos.

La sociedad novo hispana profesaba en su mayor parte la religión católica[9]. La Santa Inquisición —que procuraba la supresión de idolatrías indígenas— tenía instalados sus oficios en el territorio. El territorio de la Nueva España era lo suficientemente grande para que en él existiera una gran cantidad de pueblos indígenas y una gran variedad de lenguas, sin excluir a los europeos. Durante los trescientos años de la Nueva España se tuvieron distintas disposiciones legales que afectaron el comercio y la prosperidad de los novohispanos. En general su nivel de prosperidad era el más alto de América, en especial los residentes de los ayuntamientos de México, Puebla de los Ángeles, la Villa Rica de la Veracruz, Acapulco y Zacatecas. A pesar de que por regla general se propuso una política de integración, la realidad política que imponía el otorgamiento de los puestos importantes para la burocracia española (en especial desde la llegada de los Borbones, que propugnaron el modelo francés de colonización, contra los cuales los criollos o hijos de españoles nacidos en México empezaron a rebelarse)[7]. Además se crearon divisiones tan graves como las castas en Yucatán[7].

Proceso de Independencia

Primera etapa

Esta primera etapa comienza a principios de la década entre 1800 y 1810, cuando los colonos de la Nueva España, incluyendo a los ricos, criollos, indígenas y latifundistas, ya no deseaban compartir la riqueza del nuevo pueblo con los españoles a quienes también se llamaba gachupines, además que dentro de la Nueva España había mucha desigualdad social, éste era el pretexto principal para pensar en la Independencia.

En 1808, Napoleón ocupa España. El pueblo de México al enterarse de la invasión francesa en España, comienza a promover el movimiento de la Independencia, por medio de carteles en todo el país. Al principio se organizó un movimiento a favor de la independencia en Valladolid, pero rápido fue sofocado, sin embargo pronto surgieron otros al frente de Ignacio Allende, el corregidor Domínguez y su esposa Josefa, Abasolo, Aldama y Don Joaquín Arias.

Miguel Hidalgo, uno de los padres de la independencia mexicana.
Miguel Hidalgo, uno de los padres de la independencia mexicana.

El más importante fue el de Querétaro organizado por el corregidor Domínguez. Sabiendo que el pueblo mexicano era un fiel seguidor de la iglesia, pensaron en invitar a un sacerdote a fin de convencer a todo el pueblo, por eso Allende propuso a Miguel Hidalgo y Costilla quien era cura de Dolores; Hidalgo aceptó la invitación y fue Allende quien se encargó de mantener el contacto con Hidalgo.

Descubierta la conspiración, el padre Miguel Hidalgo quien decidió iniciar la lucha inmediatamente mientras se encontraba en Dolores[10]. Primero pusieron en libertad a los presos, aprehendieron a los españoles que se encontraban en la población. Luego a las 5 de la mañana del 16 de septiembre de 1810, se llamó a misa, el pueblo acudido al llamado y con el grito ¡Mexicanos, viva México!, ¡"Viva la Virgen de Guadalupe"!, ¡Viva Fernando VII! y ¡Muera el mal gobierno!; Hidalgo incitó al pueblo a levantarse contra los españoles. A este suceso se le conoce como "Grito de Dolores".

Luego de la derrota de Guadalajara en 1811 el ejército insurgente se dispersó. Hidalgo y los demás jefes salieron rumbo a Aguascalientes, y durante el trayecto Hidalgo fue despojado de su cargo de primer magistrado, el cual fue otorgado a Allende. Después decidieron dirigirse a Estados Unidos con la finalidad de pedir ayuda económica.

Elizondo que era el jefe del movimiento libertador en Coahuila, los traicionó y fueron arrestados en Acatita de Baján (Las Norias). Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez fueron juzgados y condenados a morir fusilados, luego de ser fusilados los decapitaron y sus cabezas las pusieron dentro de jaulas y las colgaron en las 4 esquinas de la Alhóndiga de Granaditas. Su muerte marcó el final de la primera etapa de la lucha por la independencia.

Segunda y tercera etapa

José María Morelos, figura principal de la segunda etapa.
José María Morelos, figura principal de la segunda etapa.

La segunda etapa de las luchas por la independencia se caracteriza por las extensas luchas en el Sur del país al mando de José María Morelos y Pavón que antes había sido el Cura de Carácuaro, pero al se entrevistado tiempo antes con Hidalgo, este le dijo que se encargara de organizar al pueblo del sur, esta etapa se caracteriza por la organización y definición de este movimiento.

Se le unieron los hermanos Juan, José y Hermenegildo Galeana que contaban con mucha popularidad, tierras y conocimiento. El Virrey Venegas mandó a Francisco Paris a combatir contra Morelos, pero en Tres Palos el ejército insurgente obtuvo la victoria. En este tiempo se ganaron muchas provincias del territorio nacional y la lucha cobró forma.

Uno de los episodios más importantes durante la lucha de Morelos, lo fue el Sitio de Cuautla; el 23 de enero de 1812 Morelos derrotó en Tenancingo al brigadier Rosendo Porlier y después se retiró a Cuautla de Amilpas (en el estado de Morelos) para esperar a Callejas. Tenía cerca de 4000 soldados mandados por Matamoros, Galeana y los Bravo. Los realistas contaban con tres divisiones mandadas por Callejas, Llano y Porlier. Estas fuerzas sumaban ocho mil hombres. Morelos resistió terribles asaltos desde el 18 de febrero hasta el 2 de mayo de 1812, en que a causa de la falta de elementos de guerra y de alimentos, rompió el sitio salvando la mayor parte de sus tropas.

Morelos fue derrotado en Valladolid y los realistas penetraron el Sur. El Congreso tuvo que andar peregrinando por distintos lugares, y cuando llegó a Apatzingán, en octubre de 1814, dio a conocer la Constitución, inspirada en la Francesa de 1793 y la Española de 1812. La Constitución de Apatzingán jamás estuvo en vigor. Cuando se promulgó, los insurgentes habían sido desalojados de las provincias del Sur.

Morelos fue hecho prisionero y fusilado el 22 de diciembre de 1815 en San Cristobal Ecatepec.

Tras la muerte de Morelos se inicia una época de decadencia de la lucha, ya que carecía de la unión de los principales líderes, quienes no tenían suficientes conocimientos militares. Por su parte los españoles cometieron toda clase de excesos por lo que la Corona Española mandó destituir al virrey y poner en su lugar a Don Juan Ruiz de Apodaca que era gobernador de Cuba. Juan Ruiz llegó a la Nueva España en 1816 e inició su gobierno exigiendo que todos los insurgentes arrestados fueran sometidos a juicio y de ninguna manera se les fusilara sumariamente como había ordenado su predecesor.

La táctica militar de los insurgentes había cambiado, pues en lugar de atacar prefirieron replegarse a los fuertes y organizar solamente la resistencia.

Desde que José Mina partió de Tamaulipas hacia el interior del país comenzó a tener campañas victoriosas, pero luego en uno de sus viajes rumbo a San Luis de la Paz en Guanajuato, fue sorprendido por Liñán al mando de los realistas en el Rancho del Venadito, quien siempre los había perseguido, en la batalla murió Pedro Moreno y Mina fue hecho prisionero y condenado a muerte (11 de diciembre de 1817).

Así otra vez el movimiento libertario comenzó a decaer; los centros insurgentes fueron dominados por los realistas como la junta de Jaujilla en Michoacán que se disolvió en noviembre de 1819 y la de Palmillas en Veracruz; otro tanto ocurrió con los jefes del movimiento como Rayón, Verduzco y Bravo que sucumbieron ante la lucha siendo condenados a cadena perpetua. Mientras tanto Guerrero comenzó su lucha en el Sur.

Consumación de la Independencia

Tras once años de lucha, muchos empezaban a ver perdida la rebelión. En el sur se mantenía invicto Guerrero, con un pequeño ejército, ahí se le unió Pedro Ascencio que había combatido cultivando las tierras al mismo tiempo para no carecer de alimento. Ascencio había luchado en la Sierra de Goleta, en esta los accidentes geográficos fueron un aliado para los insurgentes, ya que los realistas no estaban acostumbrados a pelear en esas condiciones.

Fernando VII, mando a Riego y Quiroga a suprimir las luchas en la Nueva España, pero éstos se levantaron para obligar al monarca a aceptar la Constitución, por lo que éste se vio obligado a jurarla y a convocar a Corte.

Agustín de Iturbide, Emperador Constituciónal de México.
Agustín de Iturbide, Emperador Constituciónal de México.

Los conspiradores de la Profesa resolvieron entonces proclamar la independencia llamando al poder a un príncipe español. Monteagudo propuso para realizar el plan a Don Agustín de Iturbide, en sustitución de Armijo. Al ver los problemas de los españoles, los insurgentes se alentaron para iniciar otra vez la lucha.

Iturbide fue apoyado por los españoles, ya que este les informaba que tenía sometidos a los insurgentes, sin embargo lo que el quería era unir tanto a criollos como españoles, para crear una nación que no estaría sometida a España. Al principio se pensó en un gobierno monárquico, pero se quería que el gobernante (aunque fuera de la familia de los Borbones) gobernara en forma liberal e independiente. Y por último se estableció que la única religión sería la católica.

Estas fueron las famosas Tres Garantías: unión (rojo), independencia (verde) y religión (blanco), entendiéndose por la primera la fusión de los americanos y españoles. Con tales principios, Iturbide el 1 de marzo de 1821, reunió a sus tropas y juró ante ellas cumplir los postulados de las Tres Garantías, al ejercito resultante de la unión de españoles y criollos se le llamó Trigarante o de las Tres Garantías.

En Acapulco, Iturbide sufrió algunas bajas por el ejército de Armijo que se encontraba en el sur. Iturbide marchó al Bajío y se le unieron varios realistas, entre ellos Filisola. En casi todas las provincias se les unieron personas importantes tanto del los realistas como Bustamante y Cortázar; como insurgentes como Bravo, Guadalupe Victoria, Rayón, Negrete.

A los pocos días, llegó de España, Juan O'Donojú, con el cargo de Virrey, quien aceptó negociar con Iturbide y puso su firma el 24 de agosto de 1821, en el tratado de Córdoba, que ratificaba en lo esencial el Plan de Iguala. El 27 de septiembre, el ejército Trigarante, con Iturbide al frente, hizo su entrada triunfal a México y el 28 se nombró al primer gobierno independiente. Así después de once años de lucha México se proclama un país independiente.

Siglo XIX

En 1822 Agustín de Iturbide se hizo proclamar Emperador de México. En aquel tiempo, formaban parte del territorio mexicano el antiguo virreinato de Nueva España y la Capitanía General de Guatemala. La situación económica del Imperio era precaria. Santa Anna y Guerrero proclamaron el Plan de Casa Mata, que desconoció el gobierno de Iturbide y anunciaba la instauración de una República. En el marco de la crisis económica y política, Iturbide abdicó el 19 de marzo de 1823 y salió al exilio. En julio declararon su independencia las Provincias Unidas del Centro de América.

En 1824 el Congreso Constituyente promulgó la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos, conocida como la Constitución de 1824. El documento señalaba que la Nación adoptaría un gobierno federal con división de poderes. El Congreso convocó a elecciones, en las que resultó triunfador Guadalupe Victoria para el período de 1824 - 1829. Concluida la presidencia de Victoria, la vida política mexicana se tornó inestable debido a las pugnas entre la antigua aristocracia y el pequeño grupo de burgueses liberales del país. El personaje central a lo largo de la primera mitad del siglo XIX fue Antonio López de Santa Anna. Ascendió al poder once veces; cinco de ellas como liberal y las otras seis como conservador.

Antonio López de Santa Ana
Antonio López de Santa Ana

En 1833 tuvo lugar la primera reforma liberal del Estado, encabezada por Valentín Gómez Farías (quien era a la vez presidente interino, pues Santa Anna se había retirado a descansar a su hacienda) y José María Luis Mora. Dicha reforma concluyó en la instalación de una república centralista. En 1835 fueron promulgadas las Siete Leyes, nombre dado a la constitución de corte centralista cuya vigencia ocasionó la declaración de independencia de Zacatecas y Texas, este último, pidió protección al gobierno de los Estados Unidos de América.

Santa Anna nombró presidente provisional a Manuel Barragán para ir a combatir a los texanos. En 1836 México declaró la guerra a Texas y Santa Anna venció a los texanos en Béjar y en el fuerte del Álamo, pero fue derrotado y hecho prisionero por Houston en San Jacinto.

Después de la derrota Santa Anna firma los tratados de Velasco por los que México reconoce la independencia de Texas. En 1841 el estado de Tabasco se separaba de México, reincorporándose en 1842. Ese mismo año de 1841 la República de Yucatán declaró su independencia, y no se reincorporaría a México hasta 1848.

El 6 de enero de 1843 fue proclamada la Segunda República Centralista, encabezada por Santa Anna. Incapaz de enfrentar la invasión estadounidense, el gobierno central fue sustituido nuevamente por uno federal, que comenzó el 22 de agosto de 1846. En este tiempo, México enfrentaba la guerra contra Estados Unidos, que se había anexado la República de Texas en 1845 y en 1846 reclamó la posesión de la franja comprendida entre los ríos Bravo y Nueces, lo que originó una guerra y la consiguiente ocupación estadounidense que duró de 1847 hasta 1848, y concluyó con la firma del Tratado de Guadalupe-Hidalgo.

Todo lo que México obtuvo del Tratado de Guadalupe - Hidalgo de 1848 fueron 15 millones de dólares y algunos derechos de propiedad y de idioma en las tierras que perdieron. el Tratado dio a Estados Unidos algunos de los mejores territorios de México: el actual suroeste norteamericano.

Nuevos conflictos se originaron entre liberales y conservadores ocasionados por la llegada — por undécima ocasión — de Santa Anna al poder (1853-1855). Santa Anna se nombró Dictador de México y gobernó con el título de Su Alteza Serenísima por ley constitucional. Mientras tanto, el país estaba en bancarrota y el gobierno era sumamente corrupto. El 30 de diciembre de 1853 Santa Anna firmó la venta de 76 845 km² de territorio mexicano a Estados Unidos por 10 millones de pesos. Esta venta es conocida como Venta de La Mesilla. Por eso, en 1854 los liberales se fueron a la guerra, amparados en el Plan de Ayutla y encabezados por Juan N. Álvarez e Ignacio Comonfort.

Benito Juárez
Benito Juárez

El 1 de febrero de 1854, proclamando el plan de Ayutla contra Santa Anna, Benito Juárez fue designado ministro de Asuntos eclesiásticos en el nuevo gobierno. Cuando Comonfort dio su golpe de estado, Juárez asumió la presidencia interina el 15 de enero de 1858, estableciendo en Guanajuato su gobierno y declarando la llamada Guerra de los Tres Años o de la reforma, que acabó con su victoria y la de los liberales, mientras tanto los conservadores peleaban en guerrillas. Juárez convocó a un nuevo constituyente que promulgó la nueva constitución mexicana, de orientación liberal.

La Guerra de Reforma concluyó con la victoria de los liberales en enero de 1861. Estimuladas por el emperador Francés Napoleón III, Gran Bretaña y España se dispusieron junto con Francia a invadir México, y una escuadra internacional apareció en aguas de Veracruz. El gobierno de Juárez quiso negociar pero los franceses no deseaban únicamente compensaciones económicas, su verdadero objetivo era establecer en México una monarquía bajo su influencia. Además un grupo de mexicanos conservadores y enemigos de la reforma les daba su apoyo. Los españoles y los ingleses se retiraron, pero las fuerzas francesas se dirigieron a la capital. Su triunfo no fue tan rápido en Puebla, el 5 de mayo, un ejército de 4,000 hombres al mando del general Zaragoza derrotó a los invasores pese a su superioridad numérica, los franceses se retiraron a Orizaba, donde se les unió una fuerza conservadora encabezada por el general Márquez y desde allí marcharon de nuevo a puebla. Zaragoza murió, pero sus tropas defendieron la ciudad durante dos meses, al cabo de los cuales tuvieron que rendirse. Tras la caída de Puebla, los invasores entraron al la capital y, el 10 de julio, un consejo de notables conservadores ofreció la corona de México declarando monarquía, al archiduque Maximiliano de Austria. Falto de apoyo, el imperio mexicano se derrumbó. La emperatriz Carlota fue inútilmente a pedir auxilio a Napoleón III y al Papa. Por ultimo perdió la razón, mientras Maximiliano era vencido en Querétaro y fusilado por Juárez junto con los generales Miramón y Mejía en el cerro de las campanas, el 19 de junio de 1867.

El 8 de diciembre, Juárez presidió el congreso de la unión, otra vez reunido en la capital después de 6 años de feliz resistencia tenía que terminar su reforma, interrumpida por la lucha, su periodo presidencial había concluido durante la guerra civil. Fue reelegido dos veces. Porfirio Díaz, oriundo de Oaxaca y también de ascendencia zapoteca, encabezo un levantamiento enarbolando la bandera de "no-reelección ". Juárez lo sofocó, pero murió al poco tiempo, el 18 de julio de 1872, cuando había sido reelegido.

Porfirio Díaz había apoyado el Plan de Ayutla bajo las órdenes de Juárez durante la guerra de la reforma y contra Maximiliano. Por diferencias con Juárez proclamó el Plan de la Noria, y tuvo que exiliarse. Más tarde, lanzó el Plan de Tuxtepec contra Lerdo de Tejada ocupó la capital y el gobierno en 1876, y gobernó hasta 1911 con pocas interrupciones. Ningún hombre había conservado tanto tiempo el poder después de la conquista. Manejó el país durante 30 años, directamente unas veces y otras por medio de otro presidente. Fueron anuladas muchas de las leyes de la reforma, principalmente las relativas a los bienes de la iglesia y a la educación religiosa.

La Revolución de 1910

Francisco Madero, presidente de México entre 1911 y 1913.
Francisco Madero, presidente de México entre 1911 y 1913.

En vísperas de una de tantas reelecciones de Porfirio Díaz, Francisco Madero, joven educado en Estados Unidos y en París, publicó un folleto "La sucesión presidencial", que influyó mucho en la opinión política. Los grupos hostiles al porfiriato lo presentaron como candidato suyo en abril de 1910. Fue presentado mientras Díaz era reelegido. Madero escapó de la cárcel y siguió conspirando desde Texas, enarbolando el lema "Sufragio efectivo, no-reelección" que había sido el de Porfirio Díaz antes de llegar al poder. Al principio, solo lo seguían unos cuantos amigos y campesinos y el guerilleros Pancho Villa (cuyo verdadero nombre era Doroteo Arango) con sus hombres. En el mes de noviembre proclamó el Plan de San Luis, insistiendo en la necesidad del voto efectivo y hablando de reforma agraria por primera vez. Fue bien acogido en el norte del país y el 1 de diciembre, su nombramiento como presidente provisional se vio confirmado en Coahuila.

El 25 de mayo de 1911 Díaz y Madero firmaron en Ciudad de Juárez un pacto en virtud del cual Porfirio Díaz renunciaba al poder y marchaba al destierro. Acto seguido, Madero entró triunfante en la capital, siendo elegido presidente el 17 de octubre. Sin embargo, la situación era difícil. Las condiciones del pacto de la Ciudad de Juárez lo obligan a respetar en sus cargos a los legisladores y magistrados que eran casi todos adictos a Díaz. En 1911 se inició un levantamiento en Chihuahua: lo encabezaba un sobrino del ex dictador, Félix Díaz.

El brote revolucionario pudo ser reprimido, pero su líder huye, organizando un golpe militar que se llevó a cabo el 19 de febrero de 1913. El general Victoriano Huerta, enviado para reprimir la rebelión, se entendió con los rebeldes a cambio de un nombramiento para ocupar el gobierno provisional. Este acuerdo se llamó Pacto de la Ciudadela. El 21 del mismo mes, Madero y su vicepresidente José María Pino Suárez fueron arrestados y asesinados cuando se los conducía a la penitenciaria. Entonces Huerta ocupó el poder y persiguió duramente a los liberales. Mientras tanto, el gobernador de Coahuila Venustiano Carranza, asumió la defensa de la constitución luchando contra Victoriano Huerta al que logró vencer después de un año de guerra civil. A la vez, los audaces guerrilleros Pancho Villa y Emiliano Zapata sostenían la lucha en el norte y en el sur, respectivamente. El general Alvaro Obregón que había estado al servicio de Madero, se unió entonces a Carranza, que lo nombró general y jefe de los ejércitos del noroeste, en sustitución de Villa, que había roto con él por considerar que se apartaba de la línea revolucionaria. Derrotó a Villa y a Zapata en varios encuentros. En la convención de Querétaro, donde se ratificó la Constitución Mexicana (1917), logró incorporar el artículo 27 sobre la reforma agraria y la reducción de los bienes del clero. El 1 de mayo de 1917 Carranza fue elegido presidente, pero las guerras internas entorpecieron sus esfuerzos por encauzar la revolución. Al aproximarse el fin de su periodo, aspiró a la presidencia Alvaro Obregón. Adolfo de la Huerta se sublevó en Sonora y Carranza tuvo que salir de la capital, dirigiéndose a Veracruz; Carranza fue vencido en Aljibes, Puebla y al marchar hacia el norte fue asesinado en Tlaxcalaltongo.

En 1919 muere asesinado Emiliano Zapata, y pocos años después, en 1923 lo hace Pancho Villa. Después del corto periodo provisional de Adolfo de la Huerta, fue elevado a la presidencia el general Obregón. durante su gobierno confió la Secretaría de Educación a José Vasconcelos, apoyándolo en sus formas educativas y aprobando la creación de centenares de escuelas rurales, durante su presidencia se firmaron los tratados de Bucareli, que mejoraron las relaciones entre México y Estados Unidos su periodo termino en 1924.

Gobiernos Posteriores

Lázaro Cárdenas, presidente de México del 1 de diciembre de 1934 al 30 de noviembre de 1940.
Lázaro Cárdenas, presidente de México del 1 de diciembre de 1934 al 30 de noviembre de 1940.

Luego de que varios gobernantes ocuparan el sillón presidencial, Lázaro Cárdenas, presidente para el primer período sexenal (1934-1940), desterró a Calles y dio gran impulso a la educación y a la Reforma Agraria. Es recordado también por la expropiación petrolera, acontecida el 18 de marzo de 1938, y la nacionalización de los ferrocarriles. Su sucesor, Manuel Ávila Camacho, frenó el reparto agrario, concilió con la naciente burguesía industrial y enfrentó el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Durante los siguientes años de gobierno del PRI, México vivió una época de desarrollo económico (el Milagro Mexicano), pero también fue tiempo de protestas y peticiones de libertad y derechos civiles. En 1968, fue escenario de la matanza a los manifestantes de Tlatelolco. Por otro lado , a partir de mediados de los aós ochenta se una apertura y privatización de corte neoliberal y se firma un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá.

Acusaciones de fraude electoral, asesinatos de políticos han marcado los procesos electorales. El 1 de enero de 1994, se levantó en armas el EZLN en lucha por los postegados derechos de los pueblos indígenas, y contra las políticas neoliberales y la exlusión social. En 2000, México vivió por primera vez, tras 71 años, la alternancia política en la presidencia de la República cuando una alianza del Partido Acción Nacional y Verde Ecologista de México derrotó al PRI en las elecciones presidenciales con Vicente Fox como candidato presidencial.

Durante 2006, México vivió un proceso de crisis debido a la polarización social por las elecciones presidenciales de ese año. Estas se vieron envueltas en numerosas polémicas y ataques entre los principales aspirantes, Andrés Manuel López Obrador, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y Roberto Madrazo Pintado. En estas elecciones fue proclamado por pequeño margen Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, quien se desempeña como presidente del país desde el 1 de diciembre de 2006.

En las elecciones de 2012 resultó electo presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien derrotó a Andrés López Obrador, en unas polémicas elecciones que Obrador volvió a calificar con fraudulentas e irregulares[11].

Geografía

Artículo Principal: Geografía de México

Golfo de México, uno de los más importantes del mundo.
Golfo de México, uno de los más importantes del mundo.

Ubicado en el sur del subcontinente norteamericano, México comparte frontera por el norte con Estados Unidos y al sureste con Centroamérica, particularmente con Guatemala y Belice. Su superficie es de 1.964.375 km²[12], con una superficie continental de 1.959.248 km²[12] y una insular de 5.127 km²[12]. Repartidas en su mar territorial se hallan numerosas islas, entre las que destacan los archipiélagos de Revillagigedo (Socorro, Clarión, San Benedicto, Roca Partida), y las islas Marías, en el Pacífico; las de Guadalupe, Cedros, Ángel de la Guarda, Coronado, Rocas Alijos, Isla del Tiburón, Isla del Carmen, frente a la península de Baja California y la costa de Sonora; y las de Ciudad del Carmen, Cozumel, Mujeres, y el arrecife Alacranes, en la cuenca atlántica. En conjunto suman una superficie de 5.127 km².

México es el único país que contiene dos golfos en dos océanos, desde el Golfo de California, también llamado como el Mar de Cortés dentro del Océano Pacífico y hasta el Golfo de México en el Océano Atlántico.

Relieve

El relieve se caracteriza por ser muy accidentado y alojar múltiples volcanes. El territorio mexicano está formado por la Altiplanicie Mexicana, amplia meseta que está enmarcada por las cadenas montañosas de la Sierra Madre Oriental y la Sierra Madre Occidental[13]. La Sierra Madre Occidental termina en Nayarit, en la confluencia con el Eje Neovolcánico. A partir de allí, paralela a la costa del Pacífico, corre la Sierra Madre del Sur.

El Eje Neovolcánico atraviesa el territorio del oeste al oriente, hasta unirse con la Sierra Madre Oriental en el Escudo Mixteco o Zempoaltépetl (a 3.395 msnm de altitud). En el Eje Neovolcánico, de gran actividad volcánica como su nombre lo indica, se ubican los picos más altos de México[14]: el Pico de Orizaba o Citlaltépetl (5.610 m), el Popocatépetl (5.462 m), el Iztaccíhuatl (5.286 m), el Nevado de Toluca (4.690 m) La Malinche (4.461 m) y el Nevado de Colima (4.340 m). En esta provincia geológica tuvo lugar el nacimiento del Paricutín, el volcán más joven del mundo.

Las prolongaciones al sureste de la sierra Madre Oriental son conocidas como Sierra Madre de Oaxaca o de Juárez, que concluye con la Sierra Madre del sur en el istmo de Tehuantepec. Al oriente de esta región se extienden la Mesa Central de Chiapas y la Sierra Madre de Chiapas, que tiene su punto culminante en el volcán Tacaná (4.117 m).

Los accidentes geográficos más visibles del territorio mexicano son la península de Baja California, en el noroeste, y la península de Yucatán, al oriente. La primera es recorrida de norte a sur por una cadena montañosa que recibe los nombres de Sierra de Baja California, de Sierra de San Francisco o de la Giganta. Su punto más alto es el volcán de las Tres Vírgenes (2.054 m). La península de Yucatán, por el contrario, es una plataforma de piedra caliza casi completamente llana.

Ubicada entre las sierras Madre Oriental y Occidental, y el Eje Neovolcánico, está la Altiplanicie Mexicana, que a su vez es dividida en dos partes por pequeñas serranías como la de Zacatecas y las de San Luís. La parte norte es más árida y más baja que la sureña. En ella se localizan el desierto de Chihuahua y el semidesierto de Zacatecas. Al sur de las serranías transversales se encuentra la fértil región del Bajío y numerosos valles de tierra fría o templada, como la Meseta Tarasca, los valles de Toluca, México, y el Poblano-Tlaxcalteca. En esta mitad sur del altiplano se concentra la mayor parte de la población mexicana.

Entre el Eje Neovolcánico y la Sierra Madre del Sur se localiza la Depresión del Balsas y la Tierra Caliente de Michoacán, Jalisco y Guerrero. Al oriente, atravesando la intrincada Sierra Mixteca, se encuentran los Valles Centrales de Oaxaca, rodeados por montañas abruptas que complican el acceso y las comunicaciones.

Clima

México es un país con una gran diversidad climática. La situación geográfica del país lo ubica en dos áreas bien diferenciadas, separadas por el trópico de Cáncer. Este paralelo separaría al país en una zona tropical y una templada. Sin embargo, el relieve y la presencia de los océanos influyen mucho en la configuración del mapa de los climas en el país. Por lo anterior, el país cuenta con una gran diversidad de climas, los cuales de manera muy general pueden clasificarse, según su temperatura, en cálido y templado; y de acuerdo con la humedad existente en el medio, en: húmedo, subhúmedo y muy seco.

El clima seco se encuentra en la mayor parte del centro y norte del país, región que comprende el 28.3% del territorio nacional; se caracteriza por la circulación de los vientos, lo cual provoca escasa nubosidad y precipitaciones de 300 a 600 mm anuales, con temperaturas en promedio de 22° a 26° C en algunas regiones, y en otras de 18° a 22° C[15].

El clima muy seco registra temperaturas en promedio de 18° a 22° C, con casos extremos de más de 26°C; presentando precipitaciones anuales de 100 a 300 mm en promedio, se encuentra en el 20.8% del país[15].

En relación al clima cálido, éste se subdivide en cálido húmedo y cálido subhúmedo. El primero de ellos ocupa el 4.7% del territorio nacional y se caracteriza por tener una temperatura media anual entre 22° y 26°C y precipitaciones de 2,000 a 4,000 mm anuales. Por su parte, el clima cálido subhúmedo se encuentra en el 23% del país; en él se registran precipitaciones entre 1,000 y 2,000 mm anuales y temperaturas que oscilan de 22° y 26°, con regiones en donde superan los 26°C[15].

Finalmente, el clima templado se divide en húmedo y subhúmedo; en el primero de ellos se registran temperaturas entre 18° y 22°C y precipitaciones en promedio de 2,000 a 4,000 mm anuales; comprende el 2.7% del territorio nacional. Respecto al clima templado subhúmedo, se encuentra en el 20.5% del país, observa en su mayoria temperaturas entre 10° y 18° C y de 18° a 22°C, sin embargo en algunas regiones puede disminuir a menos de 10°C; registra precipitaciones de 600 a 1,000 mm en promedio durante el año[15].

La estación húmeda se extiende entre los meses de mayo y octubre. En promedio llueve durante 70 días al año. La tónica dominante, sin embargo, es la escasez de lluvia en la mayor parte del territorio, hecho relacionado con los obstáculos que representan a las nubes de lluvia las altas montañas que enmarcan la Altiplanicie Mexicana. El promedio de temperatura para el país es de unos 19 °C. Sin embargo, la ciudad de México presenta sus promedios extremos en los meses de enero (12 °C) y julio (16,1 °C). En contraste con Ciudad Juárez, Mexicali, Culiacán, San Luis Potosí, Hermosillo, Nuevo Laredo, Torreón, Saltillo y Monterrey donde las temperaturas son realmente extremas.

Hidrografía

Los ríos de México se agrupan en tres vertientes. La vertiente del Pacífico, la del Golfo y la vertiente interior. El más largo de los ríos mexicanos es el Bravo, de la vertiente del Golfo. Éste tiene una longitud de 3.034 km, y sirve como límite con Estados Unidos. Otros ríos importantes son: el Usumacinta que es el más caudaloso de México y que sirve de límite internacional con Guatemala; el río Grijalva, el segundo más caudaloso del país, ambos ríos se unen en la planicie de Tabasco, conformando la cuenca hidráulica más caudalosa de México; y el río Pánuco, a cuya cuenca pertenece el Valle de México.

En el Pacífico desembocan los ríos Lerma y Balsas, de vital importancia para las ciudades de las tierras altas de México; los ríos Sonora, Fuerte, Mayo y Yaqui, que sostienen la próspera agricultura del noroeste del país, y el río Colorado, compartido con Estados Unidos. Los ríos interiores, es decir, aquellos que no desembocan en el mar, suelen ser cortos y con caudal escaso. Destacan el río Casas Grandes en Chihuahua, y el Nazas, en Durango. La mayor parte de los ríos de México tienen poco caudal, y casi ninguno de ellos es navegable.

México alberga numerosos lagos y lagunas en su territorio, pero de tamaño modesto. El más importante cuerpo interior de agua es el lago de Chapala, en el estado de Jalisco, y que a causa de la sobreexplotación está en riesgo de desaparecer. Otros lagos importantes son el lago de Pátzcuaro, el Zirahuén y el Cuitzeo, todos ellos en Michoacán. Además, la construcción de presas ha propiciado la formación de lagos artificiales, como el de las Mil Islas, en Oaxaca.

División político-administrativa

El territorio de los Estados Unidos Mexicanos, según la Constitución de 1917, se divide en 31 estados y un Distrito Federal[12][16], que alberga la sede de los poderes federales.

Los gobiernos estatales se encuentran divididos en tres poderes: El Poder Ejecutivo, es ejercido por el Gobernador del Estado, elegido cada seis años sin posibilidad de reelección. Puede ser removido sólo a instancia de la Cámara de Senadores o del Congreso del estado. El Poder Legislativo se deposita en el Congreso de cada estado; está integrado por diputados elegidos para un período de tres años. El Poder Judicial es encarnado por el Tribunal Superior de Justicia de cada entidad[17]. Los estados son los siguientes:

  1. Aguascalientes
  2. Baja California
  3. Baja California Sur
  4. Campeche
  5. Coahuila
  6. Colima
  7. Chiapas
  8. Chihuahua
  9. Durango
  10. Guanajuato
  11. Guerrero
  12. Hidalgo
  13. Jalisco
  14. México
  15. Michoacán
  16. Morelos
  17. Nayarit
  18. Nuevo León
  19. Oaxaca
  20. Puebla
  21. Querétaro
  22. Quintana Roo
  23. San Luis Potosí
  24. Sinaloa
  25. Sonora
  26. Tabasco
  27. Tamaulipas
  28. Tlaxcala
  29. Veracruz
  30. Yucatán
  31. Zacatecas
  32. Distrito Federal
Estados de México y su distrito federal.
Estados de México y su distrito federal.

Economía

México es un país en vías de desarrollo y cuya economía se sustenta en el petróleo, las remesas de los emigrantes mexicanos que laboran en el exterior, el turismo y en una intensa actividad industrial, minera y agrícola[18].

México es el país con más tratados internacionales de libre comercio firmados en el mundo, sin embargo, Estados Unidos continúa siendo su principal mercado de exportación e importación. Los productos de mayor exportación mexicana son el petróleo, maquinaria, textiles, café, productos químicos, etc.

El crecimiento económico del país se ha mantenido a un ritmo moderado en los últimos años, sin embargo, esto no ha sido suficiente para mejorar la competitividad y combatir la pobreza de su población. El ingreso per cápita del mexicano según datos del Banco Mundial a finales del año 2006, fue de $7,310 dólares anuales[18]. La moneda oficial es el peso mexicano.

Sector primario

De las actividades primarias, la agricultura ocupa un lugar principal en el país, la extraordinaria diversidad de climas, zonas y recursos naturales favorecen la explotación agrícola aunque esta se ha visto afectada por la apertura a las importaciones norteamericanas que han llegado a dañar hasta producciones tradicionales como el maíz.

Entre los granos básicos cultivados en México durante la década de 1990 destacaban el maíz, el trigo y sorgo, extendiéndose por toda la República, con mayores índices productivos en Sinaloa, Jalisco, Guanajuato y Puebla; el frijol había perdido terreno y el cultivo de arroz era mínimo, en cambio el algodón y el cártamo destacaban en la producción, incluso por encima de la soya. Otros productos que se destacan son el café, papa, tomate, plátano, caña de azúcar, etc[18].

En cuanto a la producción ganadera, hacia 1995 existían 2 millones de cabezas de ganado porcino, 1.4 millones de ganado bovino, 500,000 de caprino y 420,000 de ovino. El país produjo 3,685,344 toneladas de carne y 1,241,987 toneladas de huevo. Sobresalen Jalisco, Guanajuato y el Estado de México.

Además de las actividades agropecuarias, el sector primario incluye las relacionadas con la silvicultura (explotación forestal de productos maderables y de recolección) y la pesca.

Sector industrial

Plataforma petrolera en el Golfo de México.
Plataforma petrolera en el Golfo de México.

El sector industrial es el motor económico del país, lo conforman las actividades extractivas: minería y extracción de petróleo y gas, de la construcción, la industria eléctrica y las actividades de transformación o manufactureras. La actividad industrial es una de las más importantes del país al ocupar a la cuarta población económicamente activa nacional[18].

La minería mexicana comprende la explotación de metales preciosos, metales industriales, minerales metálicos y no metálicos, y metales obtenidos como subproductos. La producción minera estaba tradicionalmente dedicada a la plata y el oro, pero ha ido cambiando, desarrollándose la de metales industriales, hasta convertir al país en un importante productor de plomo y zinc. México es el principal productor de plata en el mundo[18].

La industria petrolera comprende las actividades de exploración, explotación, extracción, refinación, transporte, almacenamiento y distribución y venta de petróleo. Petróleos Mexicanos (Pemex) es la empresa paraestatal que realiza estas tareas en México.La economía mexicana depende de los ingresos, cada vez menores del petróleo. México firmó un tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá que en opinión de muchos analistas ha hecho su economía más dependiente y ha destruido parte de su producción agrícola.

Sector servicios

Otro gran contribuyente del Producto Interno Bruto mexicano es el sector servicios, dentro del cual el turismo ocupa el primer lugar. México es un país que cuenta con 26 sitios declarados patrimonios naturales o culturales de la humanidad y además se ha dedicado a desarrollar la industria del turismo especializado, desde la observación de aves hasta los deportes de aventura extrema o los recorridos culinarios.

Turismo

Playas de Cancún, Quintana Roo.
Playas de Cancún, Quintana Roo.

El turismo en México es una actividad económica importante para el país y es una de las mayores en el mundo, colocada en octavo lugar a nivel mundial en términos de llegadas de turistas internacionales, con 21,4 millones de visitantes en 2006, y es el primer destino para turistas extranjeros dentro de América Latina. Los ingresos provenientes de los turistas extranjeros alcanzaron USD 12,17 mil millones en 2006, y México capturó el 15,7% del segmento de mercado turístico de América en términos de llegadas de turistas extranjeros, colocado en segundo lugar en el continente, detrás de Estados Unidos. En 2005, el turismo contribuyó con el 5,7% de los ingresos nacionales provenientes de la exportación de bienes y servicios, y representó el 14,2% de los empleos directos e indirectos de la economía mexicana.

Las principales atracciones turísticas de México son las ruinas antiguas de la cultura mesoamericana, las ciudades coloniales y los complejos turísticos de playa. El clima templado del país, junto con su herencia histórica cultural; - la fusión de la cultura europea (particularmente la española) con la cultura mesoamericana -; también hacen de México un atractivo destino turístico a nivel mundial. La gran mayoría de los turistas extranjeros que visitan México provienen de los Estados Unidos y Canadá. El siguiente grupo en importancia son visitantes de Europa y Asia. Un número reducido de turistas también proviene de los países de América Latina.

Demografía

Artículo Principal: Demografía de México

Durante todo el siglo XIX, la población de México apenas se había duplicado. Esta tendencia continuó durante las primeras dos décadas del siglo XX, e incluso, en el censo de 1920 se registra una pérdida de cerca de 2 millones de habitantes. El fenómeno puede explicarse porque durante el decenio de 1910 a 1920 tuvo lugar la Revolución mexicana.

La tasa de crecimiento se incrementó drásticamente entre los decenios de 1930 a 1980, cuando el país llegó a registrar índices de crecimiento mayores a 3% (1950-1980). La población mexicana se duplicaba en veinte años, y a ese ritmo se esperaba que para el año 2000 hubiera 120 millones de mexicanos. Ante esta situación, el gobierno federal creó el Consejo Nacional de Población (CONAPO), con la misión de establecer políticas de control de la natalidad y realizar investigaciones sobre la población del país. Las medidas resultaron exitosas, y la tasa de crecimiento descendió hasta 1.6 en el período de 1995 a 2000.

En el último censo nacional oficial publicado en 2005 se contaron 103 millones de habitantes[19]. El grueso de la pirámide poblacional está localizado entre los 0 – 35 años, por lo que la edad mediana es de 24 años. Este joven país tiene una esperanza de vida de 73 años para los hombres y 78 años para las mujeres. La tasa de crecimiento anual de la población es del 1% y la tasa bruta de natalidad del 19%.

Muro fronterizo con Estados Unidos
Muro fronterizo con Estados Unidos

Estados Unidos es el país donde viven más mexicanos después de México, algunos de los mexicanos en ese país son de origen indígena debido a que encuentran mejores oportunidades que en zonas rurales de México. La presencia mexicana en el vecino del norte comienza con la anexión de la mitad norte del territorio del país en 1847. Algunos de los mexicanos que quedaron al otro lado de la frontera regresaron a México, pero otros se quedaron allá (esto ocurrió principalmente en Nuevo México), y conservaron su idioma y costumbres. A ellos se les sumó una buena cantidad de braceros, que se fueron a radicar a Estados Unidos, algunos temporalmente, mediante un acuerdo laboral entre los gobiernos de Washington y México.

El 88% de la población mexicana se declara católica. Y el 68% de los hogares mexicanos está conformado por la familia nuclear de padres e hijos. El 90% de la población mayor de 15 años es alfabeta, con una participación equitativa de hombres y de mujeres. México es conocido por registrar una alta emigración hacia su vecino del norte, Estados Unidos, sin embargo, la inmigración de extranjeros al país es menor al 1%. Asimismo, la concentración urbana es muy alta, el 76% de la población reside en la ciudades del país, particularmente el 20% de la población total reside en la Ciudad de México, la capital[19].

Grupos étnicos

México es étnicamente diverso. El artículo 2º de la Constitución Mexicana define al país como:
La Nación tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas que son aquellos que descienden de poblaciones que habitaban en el territorio actual del país al iniciarse la colonización y que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas.[20]

El México actual se caracteriza por ser una "nación mestiza", o como dijera José Vasconcelos Calderón (1925), un "crisol de todas las razas" tanto cultural como racialmente. La discriminación histórica de los pueblos originarios y el hecho de que sus condiciones de vida están marcadas por la pobreza y la discriminación ha ha sus integrantes conducido ha continuas luchas por sus derechos que distan mucho de ser una cuestión resuelta.

Aunque no hay estadística oficial para la identidad étnica del país, un alto porcentaje de la población es fenotípicamente mestiza.

El criterio de las lenguas se ha empleado para determinar la cantidad de indígenas en el país. Sin embargo, esto ha sido criticado, puesto que la identidad étnica no está dada sólo por la identidad lingüística.

Las cifras ofrecidas por el Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (anteriormente el Instituto Nacional Indigenista, INI) son divergentes. Para el primero, la población indígena es de alrededor de 6% del total, en tanto que para el INI, la proporción oscila entre 10 y 14%. En el sitio Web de la CNDI la cifra ofrecida por la institución es de 10 millones 220 mil indígenas en el país en el año 2000, lo que constituiría cerca del 11% de la población mexicana. Los criterios empleados por la CNDI para su cálculo incluyen, además del lingüístico, el lugar de origen, la identidad étnica de uno o ambos padres, la asunción individual de la identidad indígena, entre otros.

La CNDI reconoce solamente a 65 grupos étnicos indígenas distinguidos entre sí sobre la base del criterio lingüístico. Los más grandes son el náhuatl, el maya, el zapoteco, el mixteco, el otomí y el purépecha. Todos ellos son descendientes de los antiguos pueblos mesoamericanos. Los grupos más pequeños son el kiliwa, asentado en el norte de Baja California y el lacandón de Chiapas, con apenas unas decenas de integrantes.

Sobre la inmigración hacia México, las principales comunidades extranjeras con fuerte presencia en el territorio mexicano están las comunidades estadounidenses, seguidas por comunidades españolas, guatemaltecas, argentinas, colombianas, hondureñas, alemanas, italianas, cubanas, salvadoreñas, francesas, chinas, rusas, canadienses, libanesas, judías, gitanas, japonesas, uruguayas, peruanas y coreanas.

Idiomas

Lenguas Nacionales

La Ley General de los Derechos Lingüísticos[21] concede el estatuto de lenguas nacionales al español y a las lenguas indígenas nativas del territorio, así como a aquellas de otros pueblos indoamericanos que se hayan establecido en el territorio nacional. El español es la lengua dominante en asuntos oficiales, aunque no existe una declaratoria legal que lo haga lengua oficial del país. Este idioma es hablado por casi todos los mexicanos.

Un 6%[19] de la población habla una lengua indígena. El gobierno reconoce oficialmente 63 lenguas indígenas —agrupando las variedades similares que para algunos lingüistas deberían ser considerados como lenguas diferentes—. Entre las lenguas indígenas, las que cuentan con el mayor número de hablantes son el náhuatl y el maya yucateco; juntas, suman más de 2 millones de personas. El caso opuesto es el del maya lacandón, cuyo número de hablantes no llega a los 100.

Más evidente aún, es el caso de lenguas como el kiliwa, cuyos hablantes se estiman entre 10 y 50 individuos (la información varía según las diversas fuentes), problema que se acentúa debido al aislamiento geográfico de las familias kiliwa; igualmente significativo es el caso de los hablantes del dialecto zoque ayapaneco que debido a recientes investigaciones, se sabe que son únicamente dos individuos que además no ejercen el uso del idioma y por lo tanto se considera extinto. La S.E.P ha establecido sistemas de educación bilingüe en las comunidades indígenas y rurales debido a la necesidad de comunicación con la mayoría hispanohablante que se suscitó -de facto-; un porcentaje considerable de la población indígena es bilingüe o trilingüe.

Lenguas extranjeras

Debido a la cercanía con Estados Unidos, la presencia del inglés es constante, especialmente en los centros urbanos, en la música y en el cine; además es muy común en el ambiente de negocios por las actividades económicas que México tiene con el resto del mundo.

De las lenguas llevadas a México por los inmigrantes europeos no españoles, llama la atención el caso del véneto, hablado en Chipilo, ciudad poblana fundada en 1882 por inmigrantes italianos. Hoy en día, casi todos los residentes de la ciudad utilizan el véneto en sus actividades cotidianas. El véneto también se escucha en Veracruz, en Huatusco y Colonia Manuel González. Es en México, en donde se encuentra la variante dialectal más similar al idioma que se habla actualmente en Venecia, además, México se encuentra en los primeros lugares en número de hablantes del veneciano junto con Italia, Eslovenia y Croacia.

Otro caso similar es el del Plautdietsch (o Plattdeutsch), un dialecto bajo sajón (o "bajo alemán") que se habla en las comunidades menonitas en los estados de Chihuahua, Zacatecas y Durango.

El francés también se escucha en el estado de Veracruz[22], con una colonización francesa en este estado, particularmente en los poblados de Jicaltepec, Perote, San Rafael y Mentidero. Otro caso es el alemán en la zona del Soconusco, Chiapas, donde se instalaron colonias alemanas y el la capital del estado de Puebla ya que la armadora Volkswagen se encuentra ahí, también hay presencia de comunidades alemanas en Sinaloa como las de Mazatlán y Culiacán.

Se tiene una presencia importante de españoles no castellanos en territorio mexicano, esto se dio durante la guerra civil española bajo el gobierno de los ex-presidentes Lázaro Cárdenas y Manuel Ávila Camacho. En los últimos años han llegado nuevos migrantes españoles y entre ellos destacan los de habla catalana que son los más numerosos con casi 7.500 hablantes bilingües concentrados en la Distrito Federal, Puebla y Quintana Roo, le siguen los de habla vasca con casi 5.000 hablantes bilingües concentrados en las el Distrito Federal y Nuevo León y en menor escala se tiene a los gallegos bilingües que suman unos 5.000 hablantes dentro del Distrito Federal, Estado de México, Veracruz y Jalisco.

La cifra de hablantes de árabe se estima mayor a los diez millares, casi todos provenientes de Líbano y la mayoría bilingües. Existen también minorías marroquíes, egipcias, argelinas e iraquíes, e incluso palestinas. Hay también un alto número de hablantes de hebreo, yidish y sefardí puesto que la comunidad judía tiene gran presencia en el país y cuya población total se estima en más de 50 000 individuos. Son igualmente bilingües.

Salvo el castellano, ninguna otra lengua europea es considerada lengua nacional, aún si su número de hablantes fuera mayor al de alguna lengua indígena. Por lo tanto, no se contemplan en asuntos como la educación pública, ni en la impartición de justicia.

Cultura

México es un país de gran diversidad cultural e histórica. Antes de la llegada de los españoles, México y sus culturas poseían muchísimas costumbres y tradiciones que celebraban en diferentes épocas y a diferentes personas. Con los españoles, llega el Catolicismo y con ello muchas tradiciones desaparecen, principalmente las que involucraban a los dioses de las diversas civilizaciones. Solo sobrevivieron las que podían adaptarse en cierta forma a la religión católica, otras más, con el tiempo fueron surgiendo.

Hoy México sigue presentando ese gran mosaico cultural en costumbres y tradiciones y que todos los mexicanos festejan con gran alegría por medio de diversas comidas, bebidas, bailables, vestuarios y muchas cosas más. El tequila, el mariachi y los tacos son reconocidos internacionalmente como símbolos de la cultura mexicana. Y es que el mexicano es alegre y amante de la fiesta por naturaleza[23].

De las diversas tradiciones, también en cada estado del país tienen una varianza, según cada población, pero con elementos comunes.

Música

Grupo de mariachi, música característica de México.
Grupo de mariachi, música característica de México.

Tras la llegada de los españoles, los indígenas aprendieron de los misioneros la música europea. Muchas de las danzas de Conquista que se practican en las comunidades indígenas del país tienen origen en ese tiempo; igual que ciertos géneros asociados con el culto católico, como la danza de Matachines y el son de Concheros, entre otros. En Tabasco, en la ciudad de Tenosique, cada año se celebra el carnaval, que muchos dicen es el más raro del mundo. Este inicia con la danza del pocho. La música indígena endémica, también se vio fuertemente influenciada por las danzas de los esclavos y los negros cimarrones, cosa que es más fácil de apreciar en la música de las comunidades indígenas de Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Tabasco, entre otros.

José Pedro Infante Cruz, destacado actor cinematográfico y cantante mexicano.
José Pedro Infante Cruz, destacado actor cinematográfico y cantante mexicano.

Internacionalmente conocido es el conjunto del mariachi, asociado a las grandes figuras de la "canción mexicana" ranchera, que tuvo su período de florecimiento entre las décadas de 1940 a 1970. Procedente del occidente de México, específicamente del estado de Jalisco, el mariachi era originalmente un conjunto folclórico e indígena, y su indumentaria nada tenía que ver con la del charro (es decir, el traje de los ricos hacendados ganaderos). Interpretaban "sones de mariachi" hasta su llegada a la Ciudad de México, a principios del siglo XX donde se transformaron (y continúan haciéndolo) y comenzaron a tocar "canciones bravías", corridos y boleros adaptándolos a su estilo. Lucha Reyes fue una de la primeras figuras que grabó éxitos acompañada de mariachi. En la "Época de Oro" del cine mexicano, los mariachis se dieron a conocer al mundo con las películas de Jorge Negrete y Pedro Infante. Con Javier Solís se pone de moda el bolero acompañado de mariachi.

El jarabe es una sucesión continua de sones y danzas (algo así como una "suite" mexicana) el nombre viene del tiempo en el que los "boticarios" (farmacéuticos) elaboraban remedios combinando diversos elementos llamados "jarabes". Existen los jarabes Tapatío, Mixteco, del Valle, Tlaxcalteca, Michoacano, etc.

A principios del siglo XX y hasta fines de los años 30, con la influencia del romanticismo tardío, tuvo su auge la llamada "canción fina mexicana" (término no muy claro) muy en el gusto popular no obstante que era interpretada por cantantes líricos, como Pedro Vargas y Nicolás Urcelay. Algunos de los autores de este tipo de canciones más notables fueron Agustín Lara y María Grever influidos por el estilo de los compositores mexicanos e italianos de fines del siglo XIX.

El bolero, que llegó del Caribe a México a través de Yucatán, se convirtió en uno de los géneros favoritos del público. Durante las décadas de 1940 a 1960, muchos tríos de guitarras y voces armonizadas, como Los Panchos fueron célebres. Recientemente el bolero ha recobrado popularidad[24].

Dentro de los grandes cantantes de música folclórica mexicana se encuentran Óscar Chávez, La Tehua (María del Rosario Graciela Rayas Trejo), Gabino Palomares, Guillermo Velázquez y Amparo Ochoa, quienes basan sus canciones en raíces indígenas y al mismo tiempo componen canciones tratando problemáticas de las culturas indígenas.

En la actualidad una de las más grandes exponentes de su música es Ana Gabriel, cantante de gran popularidad en todo el mundo.

Pintura

La plástica mexicana ha sido muy afortunada y prolífica, desde inicios del siglo XX pintores, escultores y fotógrafos incluso, tuvieron la capacidad de interpretar acontecimientos políticos, sociales, económicos, y sobre todo crear estilos propios que dieron un sello único al arte mexicano[25].

La pintura mexicana en particular, ha vivido diferentes momentos representativos con artistas cuya propuesta no sólo se centra en su estilo y temáticas, sino en el abanderamiento de ideologías que se llevaron a todos los contextos de su vida.

La pintura mexicana ha alcanzado renombre mundial con figuras como: David Alfaro Siqueiros, José María Velasco, José Clemente Orozco, Joaquín Clausell, Frida Kahlo y Diego Rivera.

Fiestas tradicionales

El calendario en México contiene numerosas fiestas nacionales, regionales y locales que se festejan en grande por cada comunidad y que reflejan la gran espiritualidad que sus habitantes tienen como resultado de la mezcla de las creencias pre-hispánicas de sus antecesores y de la evangelización católica impuesta por los conquistadores españoles.

Algunas de las celebraciones más populares son el día nacional de la Virgen de Guadalupe, una fiesta católica que celebra cada 12 de diciembre el mensaje que la advocación morena de la virgen María dejó para el pueblo mexicano, representado por un joven indígena, según cuenta la historia. Con fama internacional, el Día de Muertos celebra el día que, bajo creencias indígenas, los muertos regresan para visitar a sus familiares vivos, pues la muerte no es el fin de la vida, sino una continuación de la misma en un mundo paralelo.

Educación

Educación básica

Aula de una escuela primaria en México.
Aula de una escuela primaria en México.

Según la UNICEF la nación mexicana ha alcanzado importantes logros en temas educativos en las últimas décadas[26]. La cobertura en educación primaria en México ha llegado a ser casi universal representando un logro de la política pública nacional en los últimos años. Este resultado ha sido también posible gracias a importantes avances en la producción de datos del sistema educativo, tanto a través de la implementación anual de la prueba ENLACE, que ha llevado a la disponibilidad de un sistema de medición y diagnóstico general sobre el desempeño escolar a lo largo del tiempo, como a través de la información generada por el Sistema Nacional de Información Educativa.

A pesar de los avances, aún persisten retos importantes en la educación. Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del 2007 todavía existe en México un número importante de niños, niñas y adolescentes entre 5 y 17 años que no asisten a la escuela (los datos recogidos reflejan cerca de 1.7 millones de niños y 1.4 millones de niñas)[26]. Se estima que de la población de seis a once años, a nivel nacional, aún no asiste a la escuela entre 1 y 2% por motivos de trabajo agrícola o debido a impedimentos físicos[26].

La realidad de fuertes disparidades y exclusión social del país se refleja todavía en niveles desiguales de cobertura en educación primaria, con brechas importantes en el nivel preescolar y fundamentalmente en la secundaria y en la media superior, donde una proporción significativa de los sectores pobres o más vulnerables no accede y muchos de los que ingresan no pueden concluir. Asimismo, existe desigualdad en la oferta del servicio que se brinda en las diferentes entidades federativas, en zonas rurales y urbanas, así como en escuelas privadas, públicas y al interior de estas últimas: escuelas generales, indígenas, educación comunitaria y educación para emigrantes.

Educación superior

En México existe un sistema de educación superior público regido por el Secretaria de Educación Pública del Gobierno Mexicano según norma la Constitución de la República. El artículo tercero de la Carta Magna, establece la norma básica en materia de educación. De manera específica en las fracciones V, VI y VII se delinea lo relativo a la educación superior:

Artículo 3o...
V. Además de impartir la educación preescolar, primaria y secundaria, señaladas en el primer párrafo, el Estado promoverá y atenderá todos los tipos y modalidades educativa incluyendo la educación superior necesarios para el desarrollo de la nación, apoyará la investigación científica y tecnológica, y alentará el fortalecimiento y difusión de nuestra cultura.
VI. Los particulares podrán impartir educación en todos sus tipos y modalidades. En los que establezca la ley, el Estado otorgará y retirará el reconocimiento de validez oficial a los estudios que se realicen en planteles particulares.
VII. Las universidades y las demás instituciones de educación superior a las que la ley otorgue autonomía, tendrán la facultad y la responsabilidad de gobernarse a sí mismas; realizarán sus fines de educar, investigar y difundir la cultura de acuerdo con los principios de este artículo, respetando la libertad de cátedra e investigación y de libre examen y discusión de las ideas; determinarán sus planes y programas; fijarán los términos de ingreso, promoción y permanencia de su personal académico como del administrativo, se normarán por el apartado A del artículo 123 de esta Constitución, en los términos y con las modalidades que establezca la Ley Federal del Trabajo, conforme a las características propias de un trabajo especial, de manera que concuerden con la autonomía, la libertad de cátedra e investigación, y los fines de las instituciones a que esta fracción se refiere.[27]
Además del artículo 3o constitucional, está la Ley General de Educación que en el artículo primero establece que
la función social educativa de las universidades y demás instituciones de educación superior que se refiere la fracción VII del artículo 3o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se regulará por las leyes que rigen a dichas instituciones.[27]

Entre las universidades que existen en México se destacan por la calidad de sus clases las siguientes:

Ciencia y tecnología

México es uno de los países donde se invierte menos en desarrollo científico y tecnológico a nivel mundial. La inversión en ciencia y tecnología de México es mucho menor a la de otros países de América Latina con un nivel de desarrollo similar, lo que provoca un rezago en la materia, pues mientras en Brasil se destina 1 por ciento del producto interno bruto para esos rubros, en el país la asignación en el pasado año fue menor a 0.4 por ciento[28]. Rosaura Ruiz, presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias, dijo en el 2008 que el porcentaje del PIB destinado por el gobierno federal mexicano al desarrollo científico y tecnológico es menor al de Chile, con 0.67, y Argentina, con 0.6 por ciento.

En una conferencia de prensa que ofrecieron integrantes de la Academia de Ciencias del Mundo en Desarrollo (TWAS, por sus siglas en inglés) en el año 2008, se informó que en comparación con Brasil, México está a la zaga en la producción de investigadores, pues mientras en Brasil se titulan 11 mil doctores al año, en la nación mexicana sólo lo hacen 2 mil 300[28].

Durante una conferencia dada por Ruy Pérez Tamayo, profesor emérito de la UNAM y Medalla al Mérito Universidad Veracruzana (UV) en 2004, a estudiantes en la Facultad de Biología de esta casa de estudios comentó como esta rama es olvidada por el gobierno federal de México:
En toda la segunda mitad del siglo XX nunca se estableció una política nacional de ciencia y tecnología a largo plazo, aunque cada gobierno proclamó sendos programas sexenales de desarrollo de ciencia y tecnología que tampoco se cumplieron.
Cada uno de los presidentes que se han sucedido desde tales épocas han prometido que al final de su sexenio el presupuesto para ciencia y educación alcanzaría el uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la UNESCO ha recomendado a países en desarrollo invertir cuando menos el 1.5 por ciento del PIB.
En diferentes sexenios, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) se manejó como un botín político e incluso tuvo un director general que declaró lo siguiente, lo cito: ‘Yo de eso de la ciencia y la tecnología no sé nada’. Y procedió a demostrarlo convincentemente durante los próximos seis años: se llamaba Edmundo Flores.[29]

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) es el organismo rector del desarrollo científico del país.

Deporte

Estadio Azteca, símbolo del deporte mexicano.
Estadio Azteca, símbolo del deporte mexicano.

México es un país altamente deportivo donde predomina el fútbol y el béisbol. El organismo rector de esta disciplina es la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (http://www.conade.gob.mx/).

La Secretaría de Educación Pública incluye la enseñanza de la educación física en las escuelas a su cargo, como hacen también las instancias estatales encargadas de la instrucción, en el país el deporte organizado no es una actividad común entre el pueblo.

El deporte más extendido sea quizá el fútbol, aunque en el norte del país tienen mayor presencia el básquetbol, el béisbol y el softbol, éstos dos últimos, también con muy buena aceptación en el sur del país; en el sur del Distrito Federal la práctica aficionada del frontón y la pelota vasca es muy importante, y ha dado lustre al deporte mexicano a nivel internacional. Con el creciente aumento de un mercado de jugadores tanto infantil como juvenil el deporte extremo de raqueta, el racketball, goza de un constante desarrollo.

El fútbol en México es un deporte popular, que atrae a miles de aficionados convertido en el deporte profesional más seguido del país. Se divide en Primera División, Liga de Ascenso, Segunda División, Tercera División y Sector Amateur, siendo este último no profesional.

El patinaje artístico sobre hielo y el hockey sobre hielo son deportes practicados por la juventud mexicana acomodada. Otros deportes que gozan de gran popularidad en México son el voleibol el cual se practica como uno de los deportes básicos a nivel escolar, así como el fútbol americano el cual se practica de manera organizada en diversas ligas integrantes de la ONEFA.

Referencias

Enlaces externos