Saltar a: navegación, buscar

Clemente IX

Clemente IX
Información sobre la plantilla
Papa de la Iglesia católica
1667 - 1669
Clementeix.jpg
PredecesorAlejandro VII
SucesorClemente X
Información personal
Nombre secularGiulio Rospigliosi
Nacimiento28 de enero de 1600
Pistoia, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento9 de diciembre de 1669
Roma, Bandera de Italia Italia

Clemente IX. Su nombre de nacimiento era Giulio Rospigliosi. Fue hijo de Giacomo Rospigliosi, miembro de una antiquísima familia lombarda, y de su esposa Caterina Bisi. Papa n.º 238 de la Iglesia Católica entre 1667 y 1669.

Síntesis biográfica

Nació el 28 de enero de 1600, en Pistoja, proveniente de una familia ancestral originaria de Lombardía, elegido el 20 de junio de 1667.

Hizo una brillante carrera de estudios en el Seminario Romano, y en la Universidad de Pisa, donde recibió el doctorado a los 23 años de edad y fue nombrado profesor de filosofía. Sus talentos y su vida virtuosa trajeron consigo una promoción rápida en la corte romana en un período donde la influencia de los pontífices toscanos predominaba por doquier.

Disfrutó de los favores especiales del Papa Urbano VIII, el cual era aficionado a la literatura y a la poesía igual que él, fue nombrado arzobispo titular de Tarso y fue enviado como nuncio a la corte española.

Carrera eclesiástica

Vivió en retiro durante el pontificado del Papa Inocencio X, a quien le disgustaba Barberini y sus seguidores, pero fue vuelto a llamar al cargo por el Papa Alejandro VII, el cual lo nombró Secretario de Estado y Cardenal Sacerdote del título de San Sixto (1657). Diez años y un mes después de la muerte de Alejandro, el Cardenal Rospigliosi fue elegido al papado por el voto unánime del Sacro Colegio.

El era el ídolo de los romanos, no tanto por su sabiduría y su aplicación a sus quehaceres, sino por su extrema caridad y su afabilidad hacia grandes y pequeños. Aumentó la buena voluntad de sus subordinados al librarlos mediante la compra del monopolio que había asegurado el macinato, o el privilegio de vender grano, y como su predecesor había cobrado el dinero para el propósito, Clemente hizo publicar el decreto en nombre de Alejandro VII.

Dos veces por semana ocupaba el confesionario de la Iglesia de San Pedro y escuchaba a cualquier persona que quisiera confesarse ante él. Visitaba frecuentemente los hospitales y era espléndido en sus limosnas a los pobres. En época del nepotismo, él hizo poco o nada para enriquecer a su familia. En su aversión por la notoriedad, se negó a permitir que su nombre fuera puesto en los edificios construidos durante su reinado.

Actuación pontifical

El 15 de abril de 1668 declaró beata a Santa Rosa de Lima, la primera santa de América. El 28 de abril de 1669 fueron solemnemente canonizados Santa María Magdalena de Pazzi y San Pedro de Alcántara.

Reorganizó la Iglesia en Portugal, después que esa nación logró independizarse de España. Por un compromiso leve en el asunto del jansenismo francés, conocido como la Paz Clementina, (Pax Clementina), consiguió un momento de calma en la tormenta, la cual, desafortunadamente, debido a la insinceridad de los partidos, fue sólo temporal.

Actuando como árbitro, trajo consigo la Paz de Aix-la-Chapelle entre Francia y España, y reprendió gravemente a Luis XIV contra la carrera agresiva en la que se estaba enfrascando. Por medio de una economía estricta llevó las finanzas papales a un buen orden, y pudo proveer ayuda material a Venecia para la defensa de Creta, asediada entonces por los turcos. Si los poderes europeos hubiesen escuchado sus exhortaciones, esa importante isla no se hubiese perdido para la cristiandad.

La noticia de su caída, después de una valiente resistencia de veinte años, apresuró la muerte del Papa. Murió después de su pontificado de dos años, cinco meses, y diecinueve días.

Logros de su papado

Nada grandioso ocurrió durante el breve pontificado de Clemente IX, más allá del ajuste transitorio de las disputas entre la sede romana y los prelados de la iglesia galicana que rehusaban unirse a la condena de los escritos de Jansen.

Fue un mediador durante la Paz de Aquisgrán que puso fin a la guerra entre Francia y España por el Franco Condado (1668). Bajo Clemente IX Gian Lorenzo Bernini terminó la construcción de la columnata de la Plaza de San Pedro de Roma.

Hizo construir el primer teatro de ópera de la ciudad, y para la inauguración del mismo durante las fiestas de carnaval de 1668 la Capilla Sixtina; la música del drama religioso La Baltasara que el propio papa había traducido libremente del español al italiano.

Muerte

Murió en Roma el 9 de diciembre de 1669. Fue sepultado en el suelo de la Patriarcal Basílica Liberiana Santa María la Mayor). El ordenó que sus restos fuesen sepultados bajo el pavimento de Santa María la Mayor, con una inscripción sencilla Clemente IX, Cineres, pero su sucesor, Papa Clemente X, erigió en su honor un monumento suntuoso, el cual se encuentra a mano derecha de la nave, cerca de la puerta. Los romanos lamentaron la muerte del querido pontífice por largo tiempo, al cual consideraban, si no el más grande, por lo menos el más amable de los Papas.

Fuentes