Saltar a: navegación, buscar

Pío VIII

Pío VIII
Información sobre la plantilla
Papa de la Iglesia católica
31 de marzo de 1829 - 30 de noviembre de 1830
Pío VIII 01.jpeg
PredecesorLeón XII
SucesorGregorio XVI
Información personal
Nombre secularFrancesco Saverio Castiglioni
Nacimiento20 de noviembre de 1761
Cingoli, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento30 de noviembre de 1830
Bandera de Ciudad del Vaticano Ciudad del Vaticano

Pío VIII. Nombre papal de Francesco Saverio Castiglioni (Cingoli, 20 de noviembre de 1761 - Roma, 30 de noviembre de 1830). Fue el Papa de la Iglesia Católica Romana desde el 31 de marzo de 1829 hasta su muerte, su pontificado duró sólo veinte meses.

Datos biográficos

Francesco Saverio Castiglioni nació el 20 de noviembre de 1761 en Cingoli, cerca de Ancona (Italia), en el seno de una familia acomodada que estaba emparentada con el papa san Pío V. Cursó los primeros estudios en el colegio de los jesuítas de Osimo, demostrando desde muy joven su amor por los estudios. Se destacó en el estudio del derecho canónico, cursado en Bolonia y en Roma, siendo colaborador de monseñor Giovanni Devoti en la compilación de Instituíciones canonicae (1792). La formación jurídica adquirida durante estos años le facilitó sus posteriores funciones de gobierno.

El papa Pío VII le nombró obispo de Montalto en 1800, desde donde fue trasladado a Ascoli. Durante la ocupación francesa fue un fiel defensor de los intereses de la Santa Sede lo que no fue de bien visto por el monarca francés Napoleón Bonaparte, quien dio la orden de encarcelado y confinarlo Milán, desde allí fue enviado a Pavía y luego a Mantua.

Tras la derrota de Napoleón, regresó a su diócesis y en 1816 fue nombrado obispo de Cesena y promovido al cardenalato. Posteriormente desempeñó los cargos de prefecto de la Congregación del índice y penitenciario mayor (1821), por lo que le tocó asistir espiritualmente a Pío VII y a León XII en sus últimos momentos.

Durante el desempeño de diversos cargos eclesiásticos demostró tener grande dotes de gobernastes por lo que se penso que fuera elegido el sustituto de Pío VII en el cónclave de 1823, si embargo, León XII fue el elegido para ese puesto. Tras la muerte de León XII en 1829 se ve a Francesco, bastante debil de salud, como el candidato con mayor fuerza para ser nombrado Papa, saliendo victorioso y escogiendo el nombre de Pío VIII para ser nombrado durante su mandato.

Gobierno

Pocos meses después de su elección como Papa, tuvo lugar el Tratado de Adrianópolis (14 de septiembre de 1829) mediante el cual se reconocía la independencia de Grecia del Imperio turco, después de ocho años de enfrentamiento con el sultán. Desde luego, algo estaba cambiando en Europa, pues las mismas potencias que habían aceptado los principios de Viena, se retractaban ahora. El reconocimiento de la independencia de Grecia por parte de las potencias europeas era el mejor certificado del fracaso de los presupuestos de la Restauración, ya que además de desautorizar al «legítimo» soberano, el sultán turco, se aceptaba a un tiempo el «desequilibrio» que suponían las modificaciones del mapa europeo con la independencia de Grecia. Por otro lado, la serie de revoluciones que se desencadenaron durante el verano de 1830 en Francia, Alemania, Polonia, los Estados Pontificios y Bélgica, acabaron por liquidar definitivamente el sistema de la Restauración, minimizando de esta manera el poder de la iglesia en el continente.

El gobierno de Pío VIII impulsó las iniciativas que sus predecesores habían tomado en América. Por habilidad y tacto, el papa supo amortiguar las tensiones del gobierno brasileño contra la Iglesia y consiguió la acreditación del nuncio Antini ante las autoridades brasileñas. Pío VIII creaba así la primera nunciatura de América del Sur.

Mayor relieve tuvieron sus decisiones respecto a Estados Unidos, donde Pío VII en 1806, antes de ser apresado por Napoleón, había erigido las diócesis de Boston, Nueva York, Filadelfia y Bardstown, a la vez que constituía Baltimore en sede metropolitana; en 1821, se crearon las de Charleston y Richmond y en 1822 la de Cincinnati. Todo lo cual era el reflejo del crecimiento de la Iglesia en Norteamérica. Pues bien, Pío VIII promovió la celebración del Concilio de Baltimore, que comenzó el 4 de octubre de 1829 y dio sobradas muestras de la vitalidad de la Iglesia en aquellas tierras.

Muerte

Todas las complicadas situaciones que enfrento durante su mandato acabaron por minar definitivamente la ya de por sí delicada salud de Pío VIII. En sus últimos días el pontífice perdió completamente el sueño, y la úlcera que le aquejaba desde hacía años alcanzó sus órganos internos, provocándole fortísimos dolores. El 23 de noviembre de 1830, plenamente consciente, recibió los últimos sacramentos y falleció una semana después.

Fuente