Saltar a: navegación, buscar

Bonifacio I

Para otros usos de este término, véase San Bonifacio (desambiguación).
San Bonifacio I
Información sobre la plantilla
Papa de la Iglesia católica
28 de diciembre de 418 - 4 de septiembre de 422
San Bonifacio I papa1.gif
PredecesorZósimo
SucesorCelestino I
Información personal
Nombre secularBonifacio
NacimientoDesconocida
Roma (Italia)
Fallecimiento4 de septiembre de 422
Roma (Italia)
PadresIocundus
Santidad
Festividad25 de octubre
Emblema del Papa.png
Escudo de San Bonifacio I

San Bonifacio I. Papa de la Iglesia Católica entre el 28 de diciembre de 418 y el 4 de septiembre de 422. Romano e hijo del presbítero Iocundus, había desempeñado una importante misión en Constantinopla por encargo de Inocencio I por tal motivo gozaba de gran prestigio entre la comunidad religiosa. En el momento de su elección entro en conflicto con el antipapa Eulalio.

Pontificado

Elección

Tras la muerte del papa Zósimo, los diáconos, en unión de algunos presbíteros, se atrincheraron en la basílica de San Juan de Letrán para proclamar al archidiácono Eulalio como el nuevo papa. De modo que cuando el 28 de diciembre los presbíteros, el pueblo y algunos obispos, se congregaron en la basílica de Teodora para proceder a la elección oficial que favoreció a Bonifacio, se encontraron con la imposición del nuevo papa elegido en secreto. Ante tal situación el prefecto de la ciudad, Symmaco, que no era cristiano, envió al emperador Flavio Honorio un informe sobre el conflicto papal.

Honorio ordeno a las autoridades imperiales permanecer neutrales hasta que un sínodo, a celebrar en Spoleto el 13 de junio del 419, decidiese la duda; al mismo tiempo ordenó a Eulalio y Bonifacio que permanecieran fuera de la ciudad sin acudir a ella bajo ningún pretexto. Eulalio se apoderó de Letrán para celebrar la Pascua provocando disturbios en el lugar. A juicio de Honorio, un caso de desobediencia que debía ser castigado: el 3 de abril del 419 Eulalio fue desterrado y Bonifacio oficialmente reconocido como el legitimo papa, de esta manera no hubo que celebrar el sínodo de Spoleto.

Reinado

Del pontificado de Bonifacio I data la prohibición a las mujeres de subir al altar, incluso para quemar el incienso, o de tocar con sus manos los objetos sagrados. Estableció un severo impedimento para que pudieran ser ordenados esclavos; su liberación entraba en las condiciones indispensables para el sacramento[1].

En el año 420 Bonifacio sufrió una grave enfermedad y se temió por su vida. Fue entonces cuando Honorio dictó un decreto que fue visto como una ingerencia imperial en las elecciones pontificias: en adelante, cuando se produjera una doble elección, las autoridades civiles negarían el reconocimiento a los dos candidatos; sólo una elección sin disputa sería recibida y confirmada. Aunque Bonifacio vivió todavía dos años, ese decreto no fue modificado, sirviendo de punto de apoyo para que los emperadores reclamasen el derecho de confirmar a los papas.

Bonifacio I dejó sin efecto el vicariato de Arles al reconocer los derechos metropolitanos de Marsella, Vienne y Narbona. Bonifacio I también dio su apoyo a Agustín de Hipona y los obispos africanos en su campaña contra el pelagianismo. También exigió rigurosamente que jamás «pudiera legalmente ser reconsiderada una disposición de la Sede Apostólica» y, en esta línea, pudo conseguir que Honorio publicara un rescripto conminando a todos los obispos a acatar la doctrina expuesta en la Epístola tractoria de Zósimo.

Muerte y sepultura

Este papa murió el 4 de septiembre de 422. El Liber Pontificalis Bon. nº7 comenta:
Qui etiam sepultus est via Salaria, iuxta corpus sanctae Felicitatis martyris, VIII kal. Novemb. Et cessauit episcopatus dies VIIII. Fue sepultado en la Vía Salaria junto al cuerpo de san Felicidad martir el día 8 de las Kalendas de noviembre. Terminó su pontificado el día 4.[2]

Referencias

  1. Liber Pontificalis Bon. nº5
  2. Liber Pontificalis Bon. nº7

Fuentes