Saltar a: navegación, buscar

Damaso I

San Dámaso I
Información sobre la plantilla
Papa de la Iglesia católica
1 de octubre de 366 - 11 de diciembre de 384
Saintdamasus.jpg
PredecesorLiberio
SucesorSiricio
Información personal
Nombre religiosoDamasus
Nacimientoc. 304
Roma, Bandera de Imperio Romano Imperio Romano
Fallecimiento11 de diciembre de 384
Roma, Bandera de Imperio Romano Imperio Romano
Santidad
Festividad11 de diciembre

San Dámaso I. También conocido como Damaso I (Roma, c. 304 – Roma, 384). Fue un líder religioso consagrado como Papa de la Iglesia Católica cuyo papado se extiende entre el 1 de octubre de 366 y el 11 de diciembre de 384. Bajo su pontificado el latín se convirtió en la lengua litúrgica de la Iglesia, sustituyendo al idioma griego. Impulso la imagen de Roma como ciudad cristiana y le encargó a San Jerónimo la revisión del texto latino existente de la Biblia; esta revisión se conocería después como la Vulgata. Dámaso está considerado como uno de los grandes papas de la Iglesia primitiva. Su festividad se conmemora el 11 de diciembre.

Datos biográficos

Dámaso era de origen español, nacido en Roma de padres españoles, siendo educado en el servicio de la Iglesia Católica. Su padre recibió el presbiterado después de haber contraído matrimonio. Por su parte la madre se llamaba Lorenza y su hermana Irene.

Durante sus años al servicio de la Iglesia fue diácono al servicio de Papa Liberio, al que acompañaba en Milán, estuvo también al servicio de Félix II para retornar al del papa cuando éste regresó.

Llegada al Poder

A la muerte de Papa Liberio, ocurrida el 24 de septiembre de 366, estallaron revueltas en Roma, pues los partidarios del difunto, en minoría, eligieron y consagraron al diácono Ursino, mientras que la mayoría, a la que se incorporaban los partidarios de Félix II, aclamaban a Dámaso. Este último fue consagrado como Papa el 1 de octubre del propio año 366, contando con el apoyo de la corte imperial, lo que le permitió a san Dámaso afirmarse en el poder.

Pontificado

Durante el mes de octubre vivió Roma un clima de guerra civil, con numerosos muertos; finalmente Dámaso y los suyos, dueños de las iglesias de San Juan de Letrán y de Santa María la Mayor, consiguieron expulsar a Ursino y a sus seguidores de Roma. A pesar de la expulsión los ursinistas continuaron sus actividades contra el consagrado papa y comenzaron a difundir entre los obispos italianos muchos informes y noticias desfavorables; el año 371 un judeoconverso de nombre Isaac llegaría a presentar una acusación criminal ante los tribunales del Imperio contra Dámaso, pero intervino el emperador y Dámaso fue absuelto. Este proceso sirvió para que la Iglesia adoptara importantes cánones en materia de justicia: a partir del 378 Roma es considerada por todas las Iglesias occidentales como tribunal de apelación o de primera instancia, según los casos, mientras que los tribunales episcopales tendrían jurisdicción en todas las materias relativas a la fe y las costumbres, quedando a las autoridades del Imperio únicamente la ejecución de las sentencias que por aquéllos fuesen dictadas.

Durante su papado Dámaso I defendió con gran energía la primacía eclesiástica de Roma, imponiendo su prioridad sobre Constantinopla, y fue el primer papa que aplicó el término sede apostólica a Roma. Papa durante un periodo turbulento de la historia de la Iglesia, Dámaso fue muy activo en la represión de una serie de herejías, en particular el arrianismo (que negaba la divinidad de Cristo), también combatió el apolinarismo (que atribuía al Espíritu Santo el papel de alma humana de Jesucristo), el sabelianismo dualista y el macedonianismo (que rechazaba la naturaleza divina del Espíritu Santo).

Dámaso también trabajo por fortalecer la imagen de Roma como ciudad cristiana, para ello llevo a cabo un plan de construcciones pro-religiosas como el actual trazado de San Pablo Extramuros o San Lorenzo in Dámaso. Además busco deliberadamente levantar el nivel cultural de la Iglesia e inspiró la legislación de los emperadores romanos Valentiniano I (364-375), Flavio Graciano (375-383) y, sobre todo, Teodosio I el Grande (379-385), este último firmó un decreto mediante el cual declaró, el 27 de febrero del 380, a la fe cristiana como religión oficial del Imperio Romano. Todo ello contribuyó a un acercamiento entre la vida cristiana y la sociedad romana, mostrando con sus maneras aristocráticas que no había ninguna incompatibilidad entre ellas. Gracias a todas estas acciones el cristianismo se convirtió en el nuevo elemento integrador de la sociedad y por ello Dámaso no veía inconveniente en acudir a las autoridades imperiales cuando se trataba de corregir desviaciones.

Durante su pontificado también puso especial interés en buscar un emplazamiento adecuado para los archivos papales y en la restauración de las catacumbas. También encargó a San Jerónimo, su secretario y consejero, la revisión del texto latino existente de la Biblia; esta revisión se conocería después como la Vulgata.

El papa era ya un gran poder. No sólo por la riqueza acumulada y por su influencia social que le permitían asumir poco a poco la administración de Roma, sino porque en medio de la general decadencia urbana, que se acentuaría durante siglos, estaba surgiendo la gran ciudad cristiana, centro intelectual y artístico al servicio de la fe. Dámaso contribuyó a ello con textos litúrgicos, obras poéticas y un tratado que cantaba las excelencias de la virginidad. Dámaso I falleció el 11 de diciembre de 384 y sus restos mortales fueron depositados primero en una pequeña iglesia de la vía Ardeatina y luego inhumados en San Lorenzo in Dámaso.

Fuentes