Saltar a: navegación, buscar

Gregorio XV

Gregorio XV
Información sobre la plantilla
Papa de la Iglesia católica
14 de febrero de 1621 - 8 de julio de 1623
Gregorio xv.jpg
Consagración episcopal1 de mayo de 1612 por Scipione Caffarelli-Borghese
Proclamación cardenalicia19 de septiembre de 1616 por Pablo V
PredecesorPablo V
SucesorUrbano VIII
Información personal
Nombre secularAlessandro Ludovisio
Nacimiento9 de enero de 1554
Bolonia
C o a Gregorio XV.png
Escudo de Gregorio XV

Gregorio XV. (* Bolonia, 9 de enero de 1554 – † Roma, 8 de julio de 1623). Papa n.º 234 de la Iglesia católica entre 1621 y 1623.

Formación

Nacido en Bolonia el 9 ó el 15 de enero de 1554, en el seno de una noble familia. Estudió humanidades y filosofía con profesores jesuitas, parte en el colegio romano y parte en el colegio alemán de Roma, volvió a Bolonia para dedicarse al estudio de la jurisprudencia.

Carrera eclesiástica

Después de graduarse “in utroque iure” en la universidad de Bolonia volvió a Roma donde fue nombrado juez del Capitolio por Gregorio XIII. Clemente VIII le hizo refrendario de ambas signaturas y miembro del Tribunal de la rota, nombrándole vicegerente de los asuntos temporales del cardenal vicario Rusticuccio, En 1612 Paulo V le nombró arzobispo de Bolonia y le envió como nuncio a Saboya para mediar entre el duque Carlos Manuel de Saboya y el rey Felipe de España en su disputa sobre el Ducado de Monferrat. En ese mismo año es nombrado cardenal presbítero de Santa María Transportina y regresa a su ciudad natal donde permanecerá hasta que en 1621 vuelve a Roma para participar en el cónclave que habría de elegir al sucesor de Paulo V.

Papado

Elección

El 9 de febrero fue elegido sucesor de Paulo V, principalmente pro la influencia del cardenal Borghese, tomando el nombre de Gregorio XV, con 67 años de edad y una salud nada buena y está considerado como el último pontífice en ser electo por aclamación.

Actuación pontifical

Su pontificado de dos años y cónico meses fue de notable actividad. Vio que necesitaba aun hombre fuerte y enérgico en el que confiar para que le asistiera en el gobierno de la Iglesia y eligió a su sobrino de 25 años Ludovico Ludovisi, creándole cardenal, el tercer día de su pontificado, aun arriesgándose a que le acusaran de nepotismo. Ese mismo día nombró a su hermano Horacio al frente de la armada papal. El futuro reveló que no se había equivocado con su sobrino, que aunque aprovechó siempre para defender los intereses de su familia, usó sus brillantes talentos y su influencia para el bienestar de la Iglesia, siendo fiel y devoto servidor del papa. Creó once cardenales.

Uno de los aspectos más importantes de su pontificado fue su empeño en acabar con las injerencias de las naciones europeas en las elecciones papales. En este sentido promulgó, en 1621, la bula Aeterni Patris Filius seguida, en 1622, por la Decet Romanorum Pontificem y que recogen las normas básicas que habrían de regir a partir de entonces, y hasta la actualidad, los futuros cónclaves. En dichas bulas se establecía que el voto sería secreto, que los cardenales no se votasen a sí mismos y se establecían tres modalidades de elección: por inspiración, por adoración y por aclamación. No obstante no se eliminó el derecho a veto por lo que la injerencia en la elección se mantuvo al menos de forma indirecta.

También promulgó la bula Inscrutabili divinae providentiae fundando, en 1622, la Congregación de la Propaganda de la Fe con la misión de difundir la fe católica en el mundo.

También es de destacar en su pontificado la promulgación, en 1623, de la constitución Omnipotentis Dei considerada como la última ordenanza papal sobre la brujería y que supuso una atenuación de los castigos y penas. Se rebajaban los castigos y se decretaba que la pena de muerte se reservaba sólo para aquellos que se probara que habían entrado en contacto con el diablo y cometido homicidio con su ayuda.

Las profecías de San Malaquías se refieren a este papa como In tribulatione pacis (En la tribulación de la paz), cita que al parecer hace referencia a que logró reconciliar con grandes esfuerzos al Rey de España con el duque de Saboya.

Los gobernantes católicos respetaban la autoridad de Benedicto XV, no solo en asuntos religiosos, sino en asunto de naturaleza puramente política, como se vió cuando surgió el asunto internacional de la posesión de la Valtelina (1620) ocupada por los españoles, mientras que Austria se hico con el control de los pasos de los Grisones, muy cerca de los españoles. Esa proximidad de dos ejércitos aliados ponía en peligro los intereses de Francia, Venecia y Saboya. Por lo que estos poderes se unieron para obligar a españoles y austriacos a abandonar la Valtelina, si era preciso por la fuerza de las armas. Se requirió la intervención de las tropas papales a cuyo mando iba el hermano del papa Horacio, para que tomaran posesión de la Valtelina. El archiduque Leopoldo de Austria cedió el territorio a Horacio tras algunas vacilaciones u reticencias, evitando así la inminente guerra.

Fuentes

  • Günther Wassilowsky, Hubert Wolf: Päpstliches Zeremoniell in der Frühen Neuzeit – Das Diarium des Zeremonienmeisters Paolo Alaleone de Branca während des Pontifikats Gregors XV. (1621–1623). Rhema-Verlag, Münster 2007, ISBN 978-3-930454-80-8.