Saltar a: navegación, buscar

Marcelo I

Marcelo I
Información sobre la plantilla
Papa de la Iglesia católica
mayo o junio de 308 - 16 de enero de 309
Marcelo I. 01.jpeg
PredecesorMarcelino
SucesorEusebio
Información personal
Nombre secularMarcelo
Nombre religiosoMarcelo I
NacimientoBandera de Grecia Grecia
Santidad
Festividad16 de enero
Escudo marcelo I.jpg
Escudo de Marcelo I

Marcelo I. Papa n.º 30 de la Iglesia católica de 308 a 309. Su pontificado fue muy corto, pero más largo que el de Marcelo II, en tiempos de San Ignacio de Loyola, que duró apenas tres semanas.

Primeros años

Durante algún tiempo después de la muerte del Papa San Marcelino en 304, la persecución de Diocleciano continuó con la misma severidad. Tras la abdicación de Diocleciano en 305, y la accesión de Marco Aurelio Maxentio al trono de los césares en Roma en octubre del año siguiente, los cristianos de la capital disfrutaron de una relativa paz. No obstante, pasaron casi dos años hasta que se eligió un nuevo Obispo de Roma.

Labor papal

Comenzó su labor en el 308. En Roma, Marcelo encontró a la Iglesia en la mayor de las confusiones. Los lugares de reunión y algunos cementerios cristianos habían sido confiscados, y la vida ordinaria y la actividad de la Iglesia se había interrumpido. Adicionalmente, había disensiones dentro de la Iglesia misma a causa del gran número de los miembros más débiles que habían apostatado durante el largo periodo de persecución; y, más tarde, siguiendo como líder a un apóstata, demandaban violentamente su readmisión a la comunión sin hacer penitencia.

Marcelo dividió la administración territorial de la Iglesia en 25 distritos (tituli), designando para cada uno de ellos un presbítero que cuidara de la preparación de los catecúmenos para el bautismo y dirigiera el cumplimiento de los actos de penitencia pública. El presbítero también fue hecho responsable del entierro de los muertos y de las celebraciones conmemorativas de la muerte de los mártires. El Papa también hizo construir un nuevo cementerio, el Cœmeterium Novellœ en la Via Salaria (enfrente de la Catacumba de Santa Priscila).

El trabajo del Papa fue interrumpido rápidamente por las controversias a que dio lugar la cuestión de readmisión de los lapsi en la Iglesia.

Dámaso cuenta que el líder de la Iglesia Romana, amante de la verdad, era visto por los lapsi como un enemigo malvado porque aquél insistía en que ellos debían realizar la penitencia mandada para su culpa. Como resultado surgieron varios conflictos, algunos de los cuales terminaron en derramamiento de sangre, y se rompieron todos los compromisos de paz. A la cabeza de esta banda de infieles y rebeldes estaba un apóstata que había renegado de la fe incluso antes del comienzo de la persecución. El tiránico Majencio mandó a prender al Papa y lo envió al exilio. Esto sucedió a fines de 308 o principio de 309, que establece la duración del pontificado como no mayor de un año, seis (o siete) meses y veinte días.

Muerte

Marcelo murió poco después de abandonar Roma, y fue venerado como santo. Su fiesta era el 16 de enero.

No se conoce si ésta es la fecha de su muerte o la del entierro de sus restos mortales, una vez que fueron traídos desde el lugar desconocido al que fue exiliado. Sus restos descansan bajo el altar mayor de la Iglesia, levantada en su honor, en la ciudad de Roma, en la Vía del Corso, en el lugar donde antes se levantara el establo público al que fue conducido Marcelo.

Fuente