España

De EcuRed
España
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: Reino de España

Bandera

Escudo

Mapa o ubicación de España
Gobierno
Forma de gobierno:Monarquía parlamentaria
Capital:
 • Población:
Madrid
3.255.944
Idioma oficial:Español / Castellano
Cooficales:
Rey
Jefe del Gobierno
Felipe VI
Mariano Rajoy
Características Generales
Superficie:504,750 km²
Población
 • Densidad
46.951.532 (2010) hab
91,13 hab/km²
Moneda:Euro
Gentilicio:Español, -a
Horario:CET (UTC+1)
Miembro de: Bandera de Francia Unión Europea, OTAN, ONU, OCDE, OSCE, UL, CIN, OEI, ABINIA, AED, BERD, COE, G20

Reino de España o España. Es una monarquía parlamentaria, ocupa la mayor parte de la península Ibérica además de otros territorios como los archipiélagos de las Islas Baleares (en el mar Mediterráneo), las Islas Canarias (en el océano Atlántico cerca de África), así como otros territorios como Melilla y Ceuta en el norte de África.

Identificada por muchos hispano-hablantes como la "Madre Patria", es una nación europea portadora de una historia milenaria. Tras varios siglos de disputas internas y tras superar una invasión musulmán de cientos de años, España cambió la historia de la humanidad al impulsar la expedición del navegante Cristóbal Colón en 1492 la cual trajo consigo el descubrimiento europeo del continente América y el inicio de un fuerte plan de colonización que culminaría en el siglo XIX con el proceso emancipador e independentista en dicha zona.

País miembro fundador de la Unión Europea, en extensión territorial es el tercer país más grande de Europa (sin contar a Rusia). Comparte fronteras terrestres con Francia y con el Principado de Andorra al norte, con Portugal al oeste y con la colonia británica de Gibraltar al sur. En sus territorios africanos, comparte fronteras terrestres y marítimas con Marruecos.

Contenido

Etimología

El nombre de España deriva de Hispania, nombre con el que los romanos designaban geográficamente al conjunto de la Península Ibérica, término éste a su vez, derivado del nombre Iberia, preferido por los autores griegos para referirse al mismo espacio. Sin embargo, el hecho de que el término Hispania no es de raíz latina ha llevado a la formulación de varias teorías sobre su origen, algunas de ellas controvertidas.

«Hispania» proviene del fenicio i-spn-ya, un término cuyo uso está documentado desde el segundo milenio antes de Cristo, en inscripciones ugaríticas. Los fenicios constituyeron la primera civilización no ibérica que llegó a la península para expandir su comercio y que fundó, entre otras, Gadir, la actual Cádiz, la ciudad habitada más antigua de Europa Occidental.

Los romanos tomaron la denominación de los vencidos cartagineses, interpretando el prefijo i como "costa", "isla" o "tierra", con ya con el significado de "región". El lexema spn, que en hebreo se puede leer como saphan, se tradujo como "conejos" (en realidad damanes, unos animales del tamaño del conejo extendidos por África y el Creciente Fértil). Los romanos, por tanto, le dieron a Hispania el significado de "tierra abundante en conejos", un uso recogido por Cicerón, César, Plinio el Viejo, Catón, Tito Livio y, en particular, Cátulo, que se refiere a Hispania como península cuniculosa (en algunas monedas acuñadas en la época de Adriano figuraban personificaciones de Hispania como una dama sentada y con un conejo a sus pies). Abundando en el origen fenicio del término, San Isidoro de Sevilla, en sus Etimologías, postula que tiene su origen en Ispani, el topónimo fenicio-púnico de Sevilla, ciudad a la que los romanos denominaron Hispalis.

Sobre el origen fenicio del término, el historiador y hebraísta Cándido Melchor María propuso en la Real Academia de las Buenas Letras de Barcelona en 1767 una teoría diferente, basada en el hecho de que el alfabeto fenicio (al igual que el hebreo) carecía de vocales. Así spn (sphan en hebreo y arameo) significaría en fenicio "el norte", una denominación que habrían tomado los fenicios al llegar a la península Ibérica bordeando la costa africana, viéndola al norte de su ruta, por lo que i-spn-ya sería la "tierra del norte".

Por su parte, según Jesús Luis Cunchillos en su Gramática fenicia elemental (2000), la raíz del término span es spy, que significa "forjar o batir metales". Así, i-spn-ya sería la «la tierra en la que se forjan metales».

Aparte de la teoría de origen fenicio, la más aceptada (si bien el significado preciso del término sigue siendo objeto de discusiones), a lo largo de la historia se propusieron diversas hipótesis, basadas en similitudes aparentes y significados más o menos relacionados.

A principios de la Edad Moderna, Antonio de Nebrija, en la línea de Isidoro de Sevilla, propuso su origen autóctono como deformación de la palabra ibérica Hispalis, que significaría la ciudad de occidente. y que, al ser Hispalis la ciudad principal de la península, los fenicios, y, posteriormente los romanos dieron su nombre a todo su territorio.

Posteriormente, Juan Antonio Moguel propuso en el Siglo XIX que el término Hispania podría provenir de la palabra eúscara Izpania que vendría a significar que parte el mar al estar compuesta por las voces iz y pania o bania que significa "dividir" o "partir". A este respecto, Miguel de Unamuno declaró en 1902:

"La única dificultad que encuentro (...) es que, según algunos paisanos míos, el nombre España deriva del vascuence 'ezpaña', labio, aludiendo a la posición que tiene nuestra península en Europa".
Miguel de Unamuno (1902)[1]

Otras hipótesis suponían que tanto Hispalis como Hispania eran derivaciones de los nombres de dos reyes legendarios de España, Hispalo y su hijo Hispano o Hispan, hijo y nieto respectivamente de Hércules.

A partir del periodo visigodo, el término Hispania, hasta entonces usado geográficamente, comenzó a emplearse también con una connotación política, como muestra el uso de la expresión Laus Hispaniae para describir la historia de los pueblos de la península en las crónicas de Isidoro de Sevilla.

Existen varias teorías sobre cómo surgió el propio gentilicio "español"; según una de ellas, el sufijo "-ol" es característico de las lenguas romances provenzales y poco frecuente en las lenguas romances habladas entonces en la península, por lo que considera que habría sido importado a partir del Siglo IX con el desarrollo del fenómeno de las peregrinaciones medievales a Santiago de Compostela, por los numerosos visitantes francos que recorrieron la península, favoreciendo que con el tiempo se divulgara la adaptación del nombre latino hispani a partir del "espagnol" o "espanyol" con el que ellos designaban a los cristianos de la antigua Hispania.

Posteriormente, habría sido la labor de divulgación de las élites formadas las que promocionaron el uso de "español" y "españoles": la palabra españoles aparece veinticuatro veces en el cartulario de la catedral de Huesca, manuscrito de 1139-1221, mientras que en el capítulo Estoria de Espanna de la Crónica General redactada entre 1260 y 1274 por iniciativa de Alfonso X, el Sabio, se empleó exclusivamente el gentilicio espannoles, adaptación ya al castellano de entonces que progresivamente evolucionó hasta ser la lengua oficial de España.

Historia

Artículo Principal: Historia de España

España prehistórica

Cráneo humano encontrado en la zona de Cima de los Huesos, en el Sitio arqueológico de Sierra de Atapuerca en la campaña de 1992, el cual prueba la existencia de comunidades prehistóricas en la zona
Cráneo humano encontrado en la zona de Cima de los Huesos, en el Sitio arqueológico de Sierra de Atapuerca en la campaña de 1992, el cual prueba la existencia de comunidades prehistóricas en la zona

La historia de la presencia humana en la Península Ibérica se remonta a unos 800.000 años, luego de que en la década de 1860 se descubrieran restos de uno de los primeros antepasados de los seres humanos en el yacimiento de la Gran Dolina en la zona de la Sierra de Atapuerca en Burgos y al que se ha bautizado como Homo antecessor.

Más adelante en zonas aledañas a Gibraltar fueron encontrados restos humanos de cerca de 600 siglos los cuales concuerdan con las características del Hombre de Neanderthal, lo que prueba la teoría de que el cruce de las poblaciones prehistóricas provenientes de África se dió por esa zona, utilizando el Estrecho de Gibraltar. Otras especies como los Homo Sapiens, más cercanos a la fisionomía humana actual, aparecieron en la zona alrededor de 15 mil años atrás.

Primera imagénes de la Gran sala de polícromos de Altamira, publicada por el arqueólogo Marcelino Sanz de Sautuola en 1879
Primera imagénes de la Gran sala de polícromos de Altamira, publicada por el arqueólogo Marcelino Sanz de Sautuola en 1879

Los principales asentamientos humanos en la zona, fueron localizados en zonas aledañas a lo que hoy conocemos como Asturias, Cantabria y una parte del País Vasco. La región de Cantabria específicamente, es el hogar de uno de los sitios arqueológicos más antiguos y mundialmente conocidos, las Cuevas de Altamira, cuyas pinturas pertenecen a los períodos del Magdaleniense y Solutrense, pertenecientes al Paleolítico Superior.

En torno al año 3700 a. C. (antes de Cristo) aparecen la cultura megalítica y la agricultura, y se reduce la actividad errante de las tribus. Es alrededor del 3000 y el 2500 en que aparecen los primeros indicios de comunidades que trabajan los metales, este hecho produjo que durante varios siglos comenzara un profundo proceso de migración hacia la zona ibérica.

Los Íberos

La denominada civilización ibérica tuvo su origen, según la mayoría de los historiadores, en una mezcla de las aportaciones indoeuropeas de los celtas, de los pueblos íberos autóctonos, de la presencia púnica y griega y de los inicios de la romanización. Las últimas teorías consideran que los Íberos llegaron a la Península Ibérica desde el Norte de África, asentándose fundamentalmente en la costa mediterránea y al sur, donde crearon diversas culturas de las que aún hoy se conservan restos arqueológicos de gran importancia. Entre ellas destaca la que relatos griegos llamaron de turdetanos o túrdulos y cuya ciudad fue Tartessos. Hoy está considerada como una tribu ibérica, que fundó un importante reino de gran cultura en el Valle del Guadalquivir, al sur de España.

Sobre el año 1200 a.n.e tribus celtas entraron en la península por el norte, se establecieron en gran parte de su territorio asentándose y mezclándose con los íberos. Parece ser que las montañas en que vivía el pueblo vasco nunca fueron penetradas por ningún tipo de invasión, por lo que se considera el origen de esta población incierto, y de seguro muy antiguo, como su lengua, barajándose la posibilidad de que se tratase de una población pre-ibérica.

Alrededor del año 1100 a.n.e. los fenicios llegaron a la península y fundaron colonias, la más importante fue Gadir, la que hoy es Cadiz. A su vez los griegos fundaron sus colonias en el sur y en la costa mediterránea.

Durante las Guerras Púnicas entre Roma y Cartago, los cartaginenses invadieron España y conquistaron una gran parte de la península. Sus colonias más importantes las establecieron en la isla de Ibiza y en Cartagena, nombre que debiera hacer referencia a la nueva Cartago.

Provincia romana

Ruinas de un templo romano en la ciudad de Cartagena, antigua capital de la Hispania romana
Ruinas de un templo romano en la ciudad de Cartagena, antigua capital de la Hispania romana

Después de que Roma hubiera derrotado por completo a Cartago, también invadió sus colonias en España, terminando por conquistar la península casi por completo. Así aparece en la historia la provincia de Hispania, que llegó a formar parte del imperio romano adquiriendo gran importancia dentro del mismo, incluso dos emperadores romanos Trajano y Adriano nacieron en ella.

El proceso de romanización entendido como la incorporación de la lengua, las costumbres y la economía romana se inició aproximadamente hacia el 110 a. C. y duraría con toda su fuerza hasta mediados del siglo III. Dicho proceso fue tan intenso que tres hispanos: Trajano, Adriano y Teodosio fueron emperadores de Roma, y personajes destacados como el filósofo Séneca o los poetas Marcial y Lucano también provenían de Hispania.

Caída de la Hispania romana

Desde el siglo III al siglo V, diversos pueblos germánicos habían cruzado Hispania, fundamentalmente los suevos y los vándalos; además de los alanos, de origen asiático. Hacia el 409 o 410, se tienen noticias de la entrada por los Pirineos de un número no determinado de suevos. Hacia el año 456, otro pueblo germánico, los hérulos atacaron distintos enclaves de las costas cantábricas.

El resto de la península pasa a manos visigodas, pasando a formar parte del Reino visigodo de Tolosa, con capital en Tolosa (actualmente Toulouse). Las oleadas de conquista se sucederán con posterioridad, pero ahora para ocupar espacios donde domina todavía el Imperio Romano.

En el año 476 los visigodos ya se habían asentado en la península Ibérica y en el 490 termina el grueso de las migraciones desde el norte. Más tarde serían expulsados de las Galias por los francos y Atanagildo establecería una nueva capital en Toledo durante su reinado.

Hispania Visigoda

Los visigodos no controlaban toda Hispania pues en la parte noroeste estaba el reino de los suevos. Toda la cornisa cantábrica, desde la cordillera de los Pirineos hasta el Mar del Norte, (zona que nunca fue influenciada por el Imperio Romano) estaba dominada por astures, cántabros y vascones.

Fue en el siglo VI cuando la monarquía visigoda conoció un momento de debilidad en la mayoría de las zonas de Hispania. Dos reyes son asesinados sucesivamente, Teudiselo y Agila I, y en distintas zonas de la península se producen sublevaciones de terratenientes contra la autoridad real principalmente en las localidades de Córdoba, Sevilla y Mérida, estas dos últimas capitales del reino.

El imperio bizantino aprovechó la oportunidad con Justiniano I para ocupar un amplio frente de costa desde Alicante hasta la costa sur-atlántica portuguesa, incluyendo el norte de África y las Islas Baleares. El nuevo territorio conquistado se denominó Provincia de Spania, y se estableció su capital en Carthago Spartaria (Cartagena) controlando buena parte del Mediterráneo hispano y el estrecho de Gibraltar, y con ello el comercio

Tras el ataque bizantino el rey Atanagildo trasladó la capital a Toledo. Gracias a la decidida acción política de Leovigildo se produjo en la segunda mitad del siglo VI un fortalecimiento de la monarquía, con logros en diversos campos. Consiguió cierto nivel de estabilidad de la monarquía con reformas monetarias, restableciendo el control soberano sobre territorios que se habían declarado independientes en la primera mitad del siglo VI, la conquista del Reino Suevo, así como contra las instalaciones bizantinas, muchas de las cuales pasaron de nuevo a manos visigodas.

No obstante, la pretensión de Leovigildo de unificar el país religiosamente, con base en el arrianismo, fracasó. Vivió sus peores horas con la sublevación de su hijo Hermenegildo en el sur, convertido al catolicismo. Hasta el 584 no se restaurará la paz con la derrota del hijo a manos del padre. Fue su hijo y sucesor Recaredo (586-601), hermano de Hermenegildo, quien logró esa unidad religiosa, pero tomando como base el catolicismo. Se exteriorizó la conversión del rey y de Baddo, su esposa, en el trascendental III Concilio de Toledo. Es después de esta conversión cuando se considera que alcanza su cénit la cultura visigótica en Hispania.

La relativa paz que se respiraba con Leovigildo y Recaredo, se ve truncada nuevamente. Se suceden Liuva II, Witerico, Gundemaro y Recaredo II y de ellos, el que no es asesinado, incluso siendo menor de edad, muere en extrañas circunstancias. Únicamente Suintila (621-631), gran general, termina por expulsar a los bizantinos en el 620. Recesvinto (649-672) será reconocido por su labor legislativa de corta duración (Liber Iudiciorum), mejorada por Wamba, pero que influirá de manera notable en los fueros locales a partir del siglo X. Una guerra civil tras la muerte del rey Witiza propiciará la caída del Reino visigodo de Toledo.

Al-Ándalus

Artículo Principal: Al-Ándalus

El dominio de los visigodos duró hasta el año 711, cuando un ejército musulmán, con unos 50 000 soldados, cruzaron el estrecho de Gibraltar, vencieron al ejército visigodo en la batalla de Guadalete, cerca de Cádiz. Tras esto comenzaría el dominio islámico en España el cual esta clasificado en cuatro etapas: la primera del año 711 al año 756, la segunda del año 756 al 929, la etapa del año 929 al 1031 en el cual se establece el Califato y la última etapa desde el 1031 hasta el 2 de enero de 1492 en que culmina la Reconquista. El término de Al-Ándalus es la forma en que denominaron los musulmanes a Hispania y era un concepto más político que geográfico.

La conquista islámica de la península

Entre los años 711 y 715, los musulmanes ocuparon una parte de la Península Ibérica, aunque sin ningún tipo de dominio efectivo al norte del Sistema Central. La invasión y posterior ocupación del sur peninsular se sostuvo con mano militar. La parte mediterránea y la más meridional sufrieron un desbordamiento demográfico de las poblaciones locales, que se adaptaron a la nueva situación.

La entrada de los musulmanes en la península se produjo con el desembarco en Gibraltar el 27 de abril del año 711, de Táriq Ibn Ziyad lugarteniente del gobernador de Tánger (Musa ibn Nusair), quien lideró un ejército de 9.000 hombres. Poco después, el 19 de julio, los visigodos fueron derrotados y su rey Rodrigo murió en la Batalla de Guadalete. La ocupación del sur peninsular con la implantación masiva de poblaciones norteafricanas se produjo rápidamente. La presencia de los invasores musulmanes al norte del Sistema Central era sin embargo prácticamente anecdótica, limitándose a guarniciones desde las que profundizar sus incursiones militares o razzias.

El Califato de Córdoba

De todos los territorios islámicos establecidos en la zona de Al-Ándalus, el Califato de Córdoba fue uno de los más poderosos y el que más impacto causó en la historia y cultura de España, sobre todo en el plano de la arquitectura. Fundado en el año 929, Abd al-Rahmán III, cuando declaró la independencia al mando de Bagdad, entonces capital del Califato Abasí. El poder del califato se extendía hacia el norte y en 950 el Sacro Imperio Romano-Germánico intercambiaba embajadores con Córdoba.

La Mézquita de Córdoba, patrimonio de la Humanidad desde 1984 es la obra arquitectónica más sobresaliente del Califato de Córdoba
La Mézquita de Córdoba, patrimonio de la Humanidad desde 1984 es la obra arquitectónica más sobresaliente del Califato de Córdoba

En el año 939 un ejército cristiano liderado por Ramiro II de León derrotó a las huestes árabes enviadas por Abderramán III en una de sus operaciones de castigo (razias) contra el norte. El resultado de la batalla disuadió a los Omeyas de su intención de instalar poblaciones árabes en las inmediaciones del Duero y sus áreas despobladas.

La de los Omeyas es la etapa política más importante de la presencia islámica en la península, aunque de corta duración pues en la práctica terminó en el 1010 con la fitna o guerra civil que se desencadenó por el trono entre los partidarios del último califa legítimo Hisham II, y los sucesores de su primer ministro o hayib Almanzor. En el trasfondo se hallaban también problemas como la agobiante presión fiscal necesaria para financiar el coste de los esfuerzos bélicos en sucesivas campañas contra el norte cada vez más gravosas. Oficialmente, el Califato de Córdoba siguió existiendo hasta el año 1031, en que fue abolido dando lugar a la fragmentación del estado omeya en multitud de reinos conocidos como Reinos de Taifas.

El Reino nazarí de Granada

A mediados del siglo XIII, los territorios de Al-Ándalus quedaron reducidos a un solo territorio, el Reino nazarí de Granada. En el año 1238, entra en la ciudad de Granada Muhammed I ibn Nasr conocido, asimismo, como Al-Ahmar, "el Rojo" . Al-Ahmar es el creador de la dinastía Nazarí (que tuvo 20 sultanes granadinos) y fue el fundador del Reino de Granada que, si bien al principio, confraternizó con los reyes castellanos, tuvo que convertirse, pasado el tiempo, en tributario de los mismos a fin de mantener su independencia.

El cuadro "La capitulación de Granada", obra del pintor Francisco Pradilla ilustra la derrota del Reino de Granada ante los Reyes Católicos y el fin de la Reconquista
El cuadro "La capitulación de Granada", obra del pintor Francisco Pradilla ilustra la derrota del Reino de Granada ante los Reyes Católicos y el fin de la Reconquista

En las últimas décadas de la dinastía nazarí de Granada estuvo dividida por una guerra civil interna que enfrentó Al-Zagal, Muley Hacen hermano de Al-Zagal, y su hijo Boabdil. El último rey de la dinastía nazarí fue Boabdil (Abu 'Abd-Allāh). Su derrota en enero de 1492 ante los Reyes Católicos puso fin a la Reconquista, proceso que comenzó en el siglo VIII con Don Pelayo y la batalla de Covadonga. Tras esto el Reino de Granada fue anexionado a la Corona de Castilla y la presencia musulmán en España que se había mantenido por varios siglos llegaba a su fin.

Corona de León y Castilla

Artículo Principal: Corona de Castilla

Mientras una parte del territorio español estaba en manos musulmanes, al norte, florecían las comunidades cristianas de la cual la corona de Castilla y León asi como Aragón eran las más importantes y poderosas.

En el año 1037 muere Bermudo III, rey de León, en el campo de batalla contra su cuñado, Fernando I. Al no tener descendencia Bermudo III, su cuñado considera que es el sucesor y por lo tanto unifica el Reino de León y el Condado de Castilla, formando el Reino de Castilla y León. En el año 1054 Fernando I lucha contra su hermano García Sánchez III de Nájera, rey de Navarra, en la Batalla de Atapuerca, muriendo también el monarca navarro y anexionándose entre otras la comarca de los montes de Oca, cerca de la ciudad de Burgos.

A la muerte de Fernando I, ocurrida en 1065, el Condado de Castilla se convierte en reino, que hereda el primogénito Sancho II; Alfonso VI hereda el de León. Sancho II es asesinado en 1072 y su hermano accede al trono de Castilla, siendo el primer monarca de ambos reinos. En 1230 se produce la definitiva unión entre León y Castilla (con algún paréntesis posterior de poca relevancia), cuando Fernando III el Santo recibe de su madre Berenguela en 1217 el Reino de Castilla y, tras la muerte de su padre Alfonso IX en 1230, acuerda con las herederas de éste, Sancha y Dulce, la transferencia del de León en la Concordia de Benavente.

Los Reyes Católicos

Cristóbal Colón tomando posesión de los territorios del Nuevo Mundo
Cristóbal Colón tomando posesión de los territorios del Nuevo Mundo

El matrimonio entre Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, (los Reyes Católicos), en 1469, herederos de los dos reinos más importantes del Norte, cambió definitivamente el polo de la Reconquista. Así, tras la última derrota en 1492 en que Granada se incorpora a España, se inicia un nuevo capítulo en la historia: La Unificación de todo el territorio español bajo una única corona y una única religión, la católica. Y en esta decisión de recristianización aparece uno de los capítulos más negros de la historia española, se decide la expulsión de los judíos o musulmanes que no quisieran convertirse y nace la Inquisición. El mismo año de la toma de Granada, Cristóbal Colón llega por primera vez a América con sus naves. A ello le seguiría la carrera expansionista de la conquista de las tierras americanas, a las que posteriormente otros países como Portugal, Francia e Inglaterra se le unirían en un proceso que generó la muerte de millones de habitantes originarios de esos territorios y el expolio de sus riquezas para trasladarlas a Europa.

Dinastías Habsburgo y Borbón

Tras la muerte de Isabel la Católica, en 1504, su hija Juana, casada con Felipe, hijo del rey de Austria y emperador del Sacro imperio Romano-Germánico, le sucede en el trono. Con ello se fusionan ambos reinados, creándose el mayor imperio de la historia. Sin embargo Felipe al que llamaron el hermoso, muere muy joven y a Juana se le incapacitó por loca. Su hijo Carlos I heredaría el imperio. Pero en su madurez decide retirarse a la vida religiosa recluyéndose, en 1556 en el Monasterio de Yuste, con ello el imperio se desmembró dividiéndose entre los miembros de la familia Habsburgo, la española y la austriaca.

España prosperó bajo la dinastía Habsburgo gracias a la explotación de las colonias americanas, pero al mismo tiempo sostuvo guerras contra Francia, Holanda e Inglaterra, culminando con la desastrosa derrota de la "Armada Invencible" en 1588.

Cuando el último rey de la dinastía de los Habsburgo murió sin descendencia, Fernando VII, sobrino del rey de Francia, Luis XIV, le sucedió en el trono. Como consecuencia de la Revolución Francesa, España declaró la guerra a la nueva república, pero fue derrotada. Napoleón Bonaparte tomó el poder y envió sus tropas contra España en 1808, imponiendo a su hermano José en el trono. Los españoles mantuvieron una Guerra de Independencia que duraría 5 años. Tras la derrota definitiva de Napoleón I en Waterloo, en 1815, Fernando VII vuelve al trono de España y comienza un sistema de rígido absolutismo.

Como consecuencia de la designación como heredera de su hija Isabel II, mediante la derogación de la Ley Sálica que impedía la sucesión real de mujeres, su hermano Carlos se revela contra ello iniciándose la Guerra de los Siete Años. La recesión económica y la inestabilidad política fueron lógicas consecuencias tras la guerra. Fruto de las luchas por la independencia en América comenzadas en 1810, España perdió sus colonias de ultramar, con la excepción de Puerto Rico, Cuba y Filipinas.

La revolución de 1868 obligó a Isabel II a renunciar al trono. Se convocaron Cortes Constituyentes que se pronunciaron por el régimen monárquico y se ofrece la corona a Amadeo de Saboya, hijo del rey de Italia.

Su breve reinado dio paso a la proclamación de la I República, que tampoco gozó de larga vida, luego de que el Golpe de Estado del General Pavía disolviera el Parlamento. Con ello se proclama rey a Alfonso XII, hijo de Isabel II. En 1885 murió Alfonso XII y se encargó la regencia a su viuda Maria Cristina, hasta la mayoría de edad de su hijo Alfonso XIII. En 1898 luego tres años de lucha en la Guerra de 1895 de los cubanos en pro de la independencia, los Estados Unidos intervienen de manera oportunista y declaran la guerra a España. Con su derrota en la Guerra Hispano-Cubano-Norteamericana, España perdió sus últimas colonias en ultramar.

Un siglo convulso y violento

El entonces monarca español, Alfonso XIII y el dictador Miguel Primo de Rivera
El entonces monarca español, Alfonso XIII y el dictador Miguel Primo de Rivera

El siglo XX trajo consigo el inicio de una gran crisis económica en España, producto principalmente por del mal manejo de la economía por parte del gobierno y las consecuencias del inmenso gasto militar y económico que había significado la guerra contra Estados Unidos por el control de Cuba. El clima de inseguridad y la crisis, condujeron a que el 13 de septiembre de 1923, el Capitán General de Cataluña Miguel Primo de Rivera se subleva contra el Gobierno y da un golpe de Estado con el apoyo de la mayoría de las unidades militares. Tras siete años en el poder, Primo de Rivera dimito en 1930, para luego marcharse a Paris.

Las elecciones de 1931 trajeron consigo la victoria de las fuerzas de izquierda, y a la vista de los resultados el rey Alfonso XIII al trono y abandonó el país. El 14 de abril 1931 fue proclamada de manera oficial la Segunda República española. Con la Segunda República la crisis y los disturbios sociales no llegaron a su fin, España comenzó un fuerte proceso de división interna que se acentuó con la victoria electoral del Frente Popular en las elecciones de 1936.

Guerra Civil

Artículo Principal: Guerra Civil Española

La Guerra Civil Española la cual inició el 17 de julio de 1936 y culminó en abril de 1939, ha sido considerada como el preámbulo de la Segunda Guerra Mundial puesto que sirvió de campo de pruebas para las potencias del Eje además de que supuso una confrontación entre las principales ideologías políticas que entonces convivían en Europa y que entrarían en conflicto poco después: el fascismo, la democracia de tradición liberal y los diversos movimientos revolucionarios (socialistas, comunistas y anarquistas).

El "generalísimo" Francisco Franco, el hombre que gobernó España con mano dura y ensangrentada
El "generalísimo" Francisco Franco, el hombre que gobernó España con mano dura y ensangrentada

En el curso de la guerra son asesinados importantes intelectuales como Federico García Lorca y otros mueren en prisión como Miguel Hernández. El 1 de octubre el general Franco era nombrado jefe de Estado de la zona nacional y reconocido como tal por Alemania e Italia. las fuerzas franquistas con el apoyo de la Alemania de Hitler sobre todo y también por parte de la Italia de Mussolini aplastaron a las fuerzas republicanas, por lo que en 1939 termina la Guerra Civil Española con la derrota de la República. La república española había concitado la solidaridad de miles de combatientes agrupados en las Brigadas Internacionales y de destacados escritores y artistas como Ernest Hemingway, César Vallejo y Pablo Picasso. El ambiente represivo que siguió a la derrota de la república mantuvo a millones de personas en el exilio y condicionó todas las esferas de la vida política y social del país.

Aparte del drama que supuso el conflicto civil, el triunfo nacionalista dirigido por el general Francisco Franco supuso el establecimiento de una dictadura que durante treinta y seis años gobernó con mano dura a España.

Transición a la democracia

Artículo Principal: Transición española

Tras varios años de dictadura absolutista bajo el mando de Franco, el 20 de noviembre de 1975, el "generalísimo falleció" iniciando un proceso de transición hacia la democracia el cual se extendería hasta el ascenso del socialista Felipe González al poder en 1982. La transición marcó el regreso de la monarquía a España, con el ascenso al poder de Juan Carlos de Borbón, nieto del ex-monarca Alfonso XIII. Luego de un período de varios gobiernos débiles, en 1977 en las primeras elecciones democráticas, el líder centrista Adolfo Suárez es electo primer presidente del gobierno español, marcando el inicio del proceso de transición.

Tras la dimisión de Suárez en 1981, en la misma ceremonia de investidura de su sucesor Leopoldo Calvo-Sotelo, tuvo lugar un intento de golpe de Estado, que fue abortado en un día. las siguientes elecciones de 1982, trajeron la victoria del Partido Socialista Obrero Español, con Felipe González como presidente, que se mantendría en el poder durante las tres siguientes legislaturas. El gobierno de González alcanzó varios resultados para España tanto en el ámbito interno como en el externo, la nación se consolidó como una economía fuerte asi como mejoró las relaciones con los restantes países europeos, concretándose este hecho con el ingreso de España a la Comunidad Europea en 1986.

Siglo XXI

En 1996 fueron celebradas elecciones generales legislativas en toda España, las mismas trajeron consigo el ascenso al poder del Partido Popular, un partido alejado de las políticas socialdemócratas desplegadas por González y el cual de la mano de su líder principal José María Aznar encaminaron a España a una etapa de incertidumbre y convulsión. Su primera etapa como jefe del gobierno estuvo encaminada a resolver los problemas de la crisis económica interna acaecida a finales del mandato de Felipe González, es por ello que sus principales logros, la reducción del desempleo en 7 puntos en solo cuatro años asi como el aumento de los salarios en menos de un 3% de los salario trajeron consigo su reelección en el año 2000.

El segundo período de gobierno de José María Aznar llevó a España a implicarse en dos conflictos: la Guerra de Afganistán y la invasión de Iraq, todo esto como parte de una política de alianza entre Aznar y el entonces presidente norteamericano George W. Bush. El conflicto en Iraq y la gestión del gobierno "popular" durante el Atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid[2] provocaron el rechazo de la opinión pública española. Todo ello desembocó en la elección de un nuevo gobierno del PSOE, tras las elecciones generales celebradas el 14 de marzo de 2004, en las cuales el líder de los socialistas José Luis Rodríguez Zapatero se convirtió en el sucesor de Aznar.

Con Zapatero al frente del Gobierno, una de sus primeras medidas fue decidir la retirada de las tropas españolas que permanecían en Iraq, aunque mantuvo las apostadas en Afganistán. Después de dos legislaturas en el poder, el PSOE se vió impedido de continuar en el poder debido a los efectos en España de una grave crisis económica que comenzó a azotar al país desde mediados del 2008[3][4], la cual trajo consigo la aplicación de un duro plan de recortes propuesto por la Unión Europea y el FMI. En noviembre de 2011, durante elecciones anticipadas, el líder del Partido Popular y ex-miembro del gobierno de Aznar, Mariano Rajoy[5] se convirtió en presidente del gobierno, iniciando una etapa en la cual su partido y sus políticas estuvieron encamindas a tratar de encontrar una salida a la crisis a costa del bienestar social.

Protestas en la Puerta del Sol

Artículo Principal: Movimiento 15-M

La Puerta del Sol es una plaza ubicada en Madrid, en la que se encuentra desde 1950 el llamado Kilómetro Cero, de las carreteras españolas. El 15 de mayo de 2011 el lugar fue escogido para una manifestación convocada por la plataforma Democracia Real Ya!, un movimiento ciudadano que se dice no partidista de España. Su terreno es principalmente las redes sociales. Bajo la consigna “No somos mercancías en manos de políticos y banqueros”, los manifestantes se dirigieron a la Puerta del Sol “ para protestar porque los políticos no tienen en cuenta a los ciudadanos en la toma de decisiones " y que “Jóvenes, trabajadores, estudiantes y jubilados marchan juntos para demostrar su indignación por las consecuencias de la crisis y para pedir un cambio político y social.”

Miles de manifestantes protestan en la Puerta del Sol en contra del sistema político actualmente existente y en contra de las políticas de austeridad
Miles de manifestantes protestan en la Puerta del Sol en contra del sistema político actualmente existente y en contra de las políticas de austeridad

Los manifestantes fueron incrementado su número, a medida que los organizadores usaban las redes sociales para lanzar sus llamamientos. En los días siguientes se mantuvo la acampada en la plaza iniciando así la llamada Spanish Revolution, que se está convirtiendo en un símbolo de lucha por un cambio político y social.

El 18 de mayo más de 4000 personas, según la policía, respondieron al llamamiento que corrió por las redes sociales en apenas unas horas para reunirse a las ocho de la tarde en la Puerta del Sol. Los gritos de “lo llaman democracia y no lo es” o “menos policía y más educación“, retumbaban en el lugar. La plataforma Democracia Real Ya!, quien inicialmente convocó a las marchas, se desvinculó luego del movimiento aclarando que “Nosotros solo lo empezamos, ahora son los ciudadanos los que se han organizado”. Pidieron ante las cámaras que las protestas fueran siempre pacíficas.

El 20 de mayo se estimaba en más de 20.000 personas las concentradas en la Puerta del Sol, ha pesar que la justicia ha prohibido las protestas, debido a las elecciones municipales del 22 de mayo.

Plaza de Catalunya

En la Plaza de Cataluña de la ciudad de Barcelona, numerosas personas resultaron heridas luego de que la policía cargara contra ellos el 27 de mayo de 2011. Entre los heridos había varios periodistas. Según la Policía, los incidentes se produjeron después de que los efectivos se desplegaran por la plaza para facilitar que las brigadas municipales limpiaran la zona y retiraran aquellos objetos que pudieran comportar un peligro para la seguridad.

Miles de personas, en su mayoría jóvenes, participan desde hacia una semana en plazas de las principales ciudades españolas en acampadas, en demanda de un cambio político y social y una profundización de la democracia.

Gobierno y política

Felipe VI, actual monarca del Reino de España
Felipe VI, actual monarca del Reino de España

De acuerdo a la clasificación de sistemas de gobierno en el mundo, España posee la forma de monarquía parlamentaria, pues su poder legislativo, (representado en la figura de las Cortes Generales), ejerce la mayor parte de la responsabilidad legislativa y del gobierno. Es un sistema parlamentario porque tras las elecciones legislativas las cuales se realizan cada cuatro años, el monarca debe hacer la propuesta del Presidente del Gobierno al Congreso de los Diputados (cámara baja de las Cortes Generales) y si éste lo aprueba, el elegido permanece en el cargo mientras conserve la confianza de los diputados, de lo contrario debe renunciar.

El Rey de España que a su vez ejerce como Jefe del Estado puede disolver las Cortes si no hay un criterio uniforme de gobierno, y entonces se convocan a nuevas elecciones.

El Rey

Según la constitución española, el rey constituye una entidad inviolable que junto a las funciones de Jefe del Estado y comandante de las fuerzas armadas sirve como símbolo de la unidad de toda la nación española bajo una sola corona. En la actualidad el reinado de España lo ejerce Felipe VI, quien en 2014 sucedió a su padre Juan Carlos I, quien previamente había abdicado en su favor. La Constitución Española trata la Institución de la Corona, la persona del Rey y sus funciones en su Título II, que comprende los artículos 56 al 65

Poder Ejecutivo

El poder ejectivo, en este caso el gobierno de España es ejercido a través de un Consejo de Ministros presidido por el Presidente del Gobierno quien tiene un cargo de igual nivel al de un primer ministro. Al igual que algunas monarquías europeas como la británica, la dinamarquesa o la sueca, es el monarca quien propone al cuerpo legislativo la propuesta de presidente del gobierno aunque generalemente siempre la candidatura es presentada por el partido político que gana las elecciones. En la actualidad la presidencia del gobierno es ejercida por el derechista y conservador Mariano Rajoy quien accedió al puesto luego de la victoria de su partido en las elecciones generales de noviembre de 2011.

Junto al presidente del gobierno un equipo de ministros y funcionarios ejecutivos se encargan de cumplir las funciones de gobierno, tal es el caso de los ministerios, en la actualidad existen en España 14 ministerios.

Poder legislativo

El poder legislativo se establece en las Cortes Generales, que son el órgano supremo de representación del pueblo español. Las Cortes Generales se componen de una cámara baja, el Congreso de los Diputados, y una cámara alta, el Senado. El Congreso de los Diputados cuenta con 350 miembros elegidos por votación popular, en listas cerradas (elaboradas por las direcciones de los partidos) y mediante representación proporcional elegidos por circunscripciones provinciales, para servir en legislaturas de cuatro años. El sistema no es absolutamente proporcional puesto que existe un número mínimo de escaños por circunscripción y se usa un sistema proporcional levemente corregido para favorecer las listas mayoritarias , importantes fuerzas políticas como Izquierda Unida han denunciado que este sistema favorece a los Partidos con poderosas maquinarias electorales (PP y el PSOE).

El Congreso de los Diputados de España, cámara baja de las Cortes Generales y uno de los centros políticos más importantes de España
El Congreso de los Diputados de España, cámara baja de las Cortes Generales y uno de los centros políticos más importantes de España

El Senado cuenta actualmente con 259 escaños, de los cuales 208 son elegidos directamente mediante voto popular, por circunscripciones provinciales, en cada una de las cuales se eligen 4 senadores, siguiendo un sistema mayoritario (3 para la lista mayoritaria, 1 para la siguiente), excepto en las islas, Baleares y Canarias (en los que la circunscripción es la isla) y los otros 51 son designados por los órganos regionales para servir, también, por períodos de cuatro años.

Poder judicial

El Poder Judicial de España es el conjunto de Juzgados y Tribunales, integrado por Jueces y Magistrados, que tienen la potestad de administrar justicia en nombre del Rey. Exclusivamente a dichos Juzgados y Tribunales corresponde el ejercicio de la potestad jurisdiccional, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado. En ejercicio de dicha potestad, los Juzgados y Tribunales conocen y deciden todos los procesos contenciosos de los órdenes civil, penal, contencioso-administrativo, social y militar. El conocimiento y decisión de dichos procesos consiste en la tramitación y pronunciamiento sobre el fondo del asunto que les planteen las partes, sean éstas autoridades o particulares.

También, en los casos en que la ley así lo permite, los Juzgados y Tribunales se encargan del conocimiento y decisión de asuntos que no suscitan contienda entre partes, en los denominados procesos de jurisdicción voluntaria, regulada actualmente en la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881. Estos son principalmente la protocolización de testamentos ológrafos (escritos por el testador de su puño y letra) y otros actos civiles que requieren intervención judicial.

Asimismo, Jueces de Primera Instancia y, en su caso, los Jueces de Paz, tienen a su cargo los Registros del Estado Civil, siendo responsables de la custodia y llevanza de los libros que registran el nacimiento, estado civil, los hechos que afecten a la capacidad de obrar y la defunción de las personas.

Comunidades autónomas de España

Mapa de España en el cual se aprecian su división por comunidades autónomas
Mapa de España en el cual se aprecian su división por comunidades autónomas

España es una de las naciones a nivel mundial más avanzadas en temas de autonomía regional, formando una nación que aunque está unida bajo una sola institución, la Corona, funciona como una federación descentralizada en donde las comunidades autónomas son la base de la política de la nación ya que están más cerca del pueblo. En la actualidad España está divida en 17 comunidades autónomas, cada una con la posibilidad de crear un gobierno autónomo que norma temas tales como la educación, salud, vivienda, finanzas internas y tributos asi como sirve como puente de diálogo con el gobierno del reino.

La nación española está considerada como uno de los países europeos más descentralizados, ya que todos sus diferentes territorios administran de forma local sus sistemas sanitarios y educativos, así como algunos aspectos del presupuesto público; algunos de ellos, como el País Vasco y Navarra, además administran su financiación pública sin casi contar (a excepción del cupo) con la supervisión del gobierno central español.

La Embajada de España en La Habana. España es una de las naciones europeas con mayores vínculos de relación con Cuba a pesar de las políticas de fomento a la disidencia interna promovidas por los gobiernos de Aznar y actualmente de Rajoy
La Embajada de España en La Habana. España es una de las naciones europeas con mayores vínculos de relación con Cuba a pesar de las políticas de fomento a la disidencia interna promovidas por los gobiernos de Aznar y actualmente de Rajoy

Uno de los más grandes problemas de la autonomía son los conflictos actuales en varias de las comunidades sobre la posibilidad de independizarse de la Corona, tal es el caso del País Vasco, Cataluña y Navarra, regiones que durante años han sostenido políticas de distanciamiento con la cultura catellana, muchas de ellas han ido adaptando legalmente disposiciones en las cuales obligan a sus ciudadanos a hablar las lenguas regionales asi como a potenciar el uso de sus símbolos como la bandera.

Política internacional

España forma parte de organizaciones globales como la Organización de las Naciones Unidas (desde el 14 de diciembre de 1955) además de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (desde el 30 de mayo de 1982), además es miembro de la Unión Europea (desde el 1 de enero de 1986). La nación mantiene relaciones con la mayoría de las naciones del mundo, sobre todo con las naciones de la regiones de América Latina y el Caribe y Asia, sus principales socios comerciales son Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Japón, Reino Unido, China, Rusia y Turquía.

Geografía

Está situada al suroeste de Europa, en la Península Ibérica, compartiéndo este territorio peninsular con Portugal, ocupando un 80% de dicha península. Aparte de la península, incluye las Islas Baleares, (Mallorca, Menorca e Ibiza), en el mar Mediterráneo, las Islas Canarias (compuestas por siete islas y varios islotes) en el Océano Atlántico, al suroeste de la península, frente a la costa de Marruecos, y al norte de África cuenta con las ciudades de Ceuta y Melilla. Al norte limita con Francia y Andorra, encontrando su frontera natural en los Pirineos.

Sus costas están bañadas por el mar Mediterráneo, en el Este, desde los Pirineos hasta Gibraltar, por el Océano Atlántico en su costa Oeste, que en la península se extiende desde Gibraltar hasta Galicia, correspondiendo la mayoría de esta costa a Portugal, y en su costa Norte por el mar Cantábrico.

Clima

Tiene un clima muy diverso a lo largo de todo su territorio. Predomina el carácter mediterráneo en casi toda su geografía. Las costas del sur y mediterráneas tienen un clima denominado mediterráneo de costa que también posee el Valle del Guadalquivir con temperaturas suaves, precipitaciones abundantes casi todo el año excepto en verano.

A medida que nos adentramos en el interior el clima es más extremo, nos encontramos con el clima mediterráneo continental, que abarca casi toda la Península, temperaturas bajas en invierno, altas en verano y precipitaciones irregulares (dependiendo de la posición geográfica). Por lo general, las comunidades occidentales reciben más precipitaciones que las orientales. Así pues, Galicia y el Cantábrico poseen un clima oceánico, caracterizado por la abundancia de precipitaciones durante todo el año especialmente en invierno, y unas temperaturas frescas.

El clima de montaña se puede observar en altitudes altas, Cordillera Cantábrica, Pirineos, altos puntos de la Costa Ibérica, Sistema Central y Cordilleras Béticas, así como en altitudes altas en Canarias, donde se dan temperaturas bajas (inviernos fríos o muy fríos) y precipitaciones generalmente abundantes.

Los climas áridos o semiáridos (menos de 300 mm anuales) los encontramos en ciertos puntos peninsulares del este: Almería (famoso el desierto de Tabernas) o el Cabo de Gata (donde se registran menos de 200 mm anuales), Granada (Guadix), Murcia, Alicante y Valle del Ebro donde el efecto foehn es el principal causante de tan bajas precipitaciones.

El carácter subtropical es característico de las Islas Canarias, con unas temperaturas cálidas durante todo el año y pocas precipitaciones (más abundantes en las islas occidentales). Sin embargo, este clima también se da en las costas sureñas de la península (Málaga, Granada, Almería), donde tienen temperaturas relativamente suaves durante todo el año, aunque las precipitaciones son algo más abundantes que en Canarias.

Sistemas montañosos

El Monte El Teide ubicado en Tenerife, es la máxima altitud de la geografía española
El Monte El Teide ubicado en Tenerife, es la máxima altitud de la geografía española

Sus paisajes presentan una extraordinaria variedad, pasando desde zonas desérticas hasta los más verdes y jugosos campos, donde montañas, valles, ríos y playas originan una gran variedad climática.

Geográficamente posee cinco grandes cadenas montañosas que la atraviesan y casi un 50% de su territorio se asienta sobre mesetas. Con una altitud media de 650 metros sobre el nivel del mar, es el quinto país más montañoso de Europa, tras Suiza, Austria, Andorra y Liechtenstein.

El relieve de España se caracteriza por ser bastante elevado, este se articula en torno a una gran Meseta Central que ocupa la mayor parte del centro de la Península Ibérica. Fuera de la meseta, está la depresión del río Guadalquivir, situada en el suroeste de la península, y la del río Ebro, en el noreste de la misma. Los principales sistemas montañosos son: Pirineos, sistema Ibérico, cordillera Cantábrica, sistema Central y cordilleras Béticas (Subbética y Penibética).

Estructura territorial

Es una nación organizada territorialmente en 17 comunidades autónomas y 2 ciudades autónomas. El Título VIII de la constitución establece la organización territorial del Estado en municipios, provincias y comunidades autónomas, éstas con competencias para gestionar sus propios intereses con un amplio nivel de autonomía, poderes legislativos, presupuestarios, administrativos y ejecutivos en las competencias exclusivas que el Estado les garantiza a través de la Constitución y de cada Estatuto de autonomía.

Aunque Navarra no se constituyó propiamente en Comunidad Autónoma, siendo una Comunidad Foral, y no habiendo desarrollado un Estatuto de Autonomía, sino articulando un amejoramiento de sus fueros tradicionales, es considerada comunidad autónoma a todos los efectos, según la interpretación del Tribunal Constitucional. Cada comunidad autónoma está formada por una o varias provincias, haciendo un total de 50.

Demografía

La ciudad de Madrid, principal urbe del país
La ciudad de Madrid, principal urbe del país

Según el Instituto Nacional de Estadísticas, la población de España en 2010 era de 46.951.532 habitantes[6]. La densidad de población, de 91,13 hab/km², es menor que la de la mayoría de otros países de Europa Occidental y su distribución a lo largo del territorio es muy irregular: las zonas más densamente pobladas se concentran en la costa, el valle del Guadalquivir (y en menor medida del Ebro) y la zona del área metropolitana de Madrid, mientras que el resto del interior se encuentra muy débilmente ocupado.

Principales urbes de España

Ciudad Cantidad de Habitantes (en millones de habitantes)
Madrid 5.883.521
Barcelona 3.150.380
Valencia 1.810.663
Sevilla 1.438.451

Economía

El desempleo en España es el principal problema de la economía en la actualidad
El desempleo en España es el principal problema de la economía en la actualidad

Antes del inicio de la crisis económica mundial, España era la octava potencia económica mundial, con un ritmo de crecimiento constante y una de las naciones con mayor indices de estabilidad social de toda la zona euro. Tradicionalmente España ha sido un país agrícola y aún es uno de los mayores productores de Europa occidental, pero desde mediados de la década de 1950 el crecimiento industrial fue rápido y pronto alcanzó un mayor peso que la agricultura en la economía del país.

Una serie de planes de desarrollo, que se iniciaron en 1964, ayudaron a expandir la economía, pero a finales de la década de 1970 comenzó un periodo de recesión económica a causa de la subida de los precios del petróleo, y un aumento de las importaciones con la llegada de la democracia y la apertura de fronteras.

Desde 2008, España ha sido una de las diez economías más afectadas con las consecuencias de la crisis económica. Antecedida a nivel regional por Grecia, Irlanda y Portugal, España enfrenta indices peligrosos como un desempleo de casi un 23% de la población activa[7], según datos de la Oficina de Estadísticas de Europa (Eurostat). Según el cierre de 2011, la economía española estaba en la siguiente situación:

Al cierre de 2011, en España existían alrededor de 5.4 millones de desempleados, una tasa en torno al 23% de la población. Después de una caída del PIB del 3,7% en 2009 y del 0,1% en 2010, la economía debería subir sólo un 0,7% en 2011, según el Banco de España, por debajo de la previsión del Gobierno (0,8%). Para el año 2012, el Banco Central alcula una caída de la actividad de un 1,5% y un desempleo hasta el 23,4%, esperando una “modesta recuperación” en 2013, con un crecimiento del 0,2% y un desempleo algo más bajo (23,3%)
Fragmentos del Artículo:"Economía española revela cifras del 2011 con récord de paro y crecimiento casi nulo"[8]

Agricultura

La agricultura fue hasta la década de 1960 el soporte principal de la economía española, pero actualmente emplea solo alrededor del 5% de la población activa. Los principales cultivos son trigo, cebada, remolacha azucarera (betabel), maíz, patatas (papas), centeno, avena, arroz, tomates y cebolla. El país tiene también extensos viñedos y huertos de cítricos y olivos.

En 2005 la producción anual (expresada en toneladas) de cereales fue de 14 millones; de los cuales 3,8 fueron de trigo, 8,3 de cebada, 4 de maíz y 126 100 t de centeno. La producción anual de otros importantes productos era: 6,7 millones de toneladas de remolacha azucarera, 2,6 millones de toneladas de patatas, 5,9 millones de toneladas de uvas, 3,9 millones de toneladas de tomates, casi 3 millones de toneladas de naranjas, y algo menos de 1 millón de toneladas de cebollas.

Las condiciones climáticas y topográficas hacen que la agricultura de secano sea obligatoria en una gran parte de España. Las provincias del litoral mediterráneo tienen sistemas de regadío desde hace tiempo, y este cinturón costero que anteriormente era árido se ha convertido en una de las áreas más productivas de España, donde es frecuente encontrar cultivos bajo plástico.

En el valle del Ebro se pueden encontrar proyectos combinados de regadío e hidroeléctricos. Grandes zonas de Extremadura están irrigadas con aguas procedentes del río Guadiana por medio de sistemas de riego que han sido instalados gracias a proyectos gubernamentales (Plan Badajoz y regadíos de Coria, entre otros). Las explotaciones de regadío de pequeño tamaño están más extendidas por las zonas de clima húmedo y por la huerta de Murcia y la huerta de Valencia.

Ganadería

En especial la ovina y la porcina, tiene una importante trascendencia económica. En 2005 la cabaña ganadera contaba con 22,7 millones de cabezas de ganado ovino, 25,1 millones de ganado porcino, 6,5 millones de ganado vacuno, 3 millones de ganado caprino, 240.000 cabezas de ganado caballar y 131 millones de aves de corral. En España se produjeron cerca de 32 millones de kilogramos de miel en el año 2001.

Selvicultura y pesca

El corcho es el principal recurso forestal de España y en 2001 la producción fue de 57.581 toneladas. La producción de pulpa de papel y madera de los bosques españoles es insuficiente para cubrir las necesidades del país.

La industria pesquera es menos importante hoy para la economía española que en tiempos pasados, a pesar de que ocupa los primeros puestos entre los países europeos tanto por el volumen de su flota como el de las capturas. La captura anual ascendió a 1,2 millones de t en 2004 y estaba formada principalmente por atún, calamares, merluza, sardinas, anchoas, caballa, pescadilla y mejillones. Desde hace unas décadas la acuicultura (marina y continental) ha tenido un gran desarrollo, destacando la cría de dorada, lubina, mejillón, truchas, rodaballo y salmón; la producción total en 2003 fue de 311.287 toneladas.

Minería

La minería española desde 1996 ha estado marcada por la reducción progresiva y obligada en la extracción de carbones, un cierto estancamiento en la minería metálica y el crecimiento constante de los minerales y rocas industriales (celestina, sulfato sódico, sepiolita, fluorita, yeso, feldespato, pizarra, mármol, granito y otros, cada vez con mayor peso en el sector minero.

En 2001 los principales productos mineros energéticos fueron el lignito y la hulla; entre los minerales metálicos destacó el zinc y entre las rocas y minerales industriales, la sal común y las arcillas especiales.

En el 2003 la producción minera anual (en toneladas) englobaba unos 20,6 millones de carbón y lignito, 265.000 de mineral de hierro, 70.000 de concentrados de cinc, 2.000 de plomo, 6,5 millones de yeso, y 2 409 554 barriles de petróleo crudo al año.

Las principales minas de carbón están en la provincia de Asturias y en el norte de la provincia de León; los principales depósitos de mineral de hierro se encuentran alrededor de Santander y Bilbao; Almadén, en la provincia de Ciudad Real fue muy productiva en la extracción de mercurio; y Andalucía destaca por la minería metálica, con más de la mitad de la producción del país.

Industria

En España se producen, entre otros, textiles, hierro y acero, vehículos de motor, productos químicos, confección, calzado, barcos, refino de petróleo y cemento, destacando por su valor los sectores industriales de la alimentación y bebidas y del material de transporte, entre los que cabe destacar el sector del automóvil y el sector industrial aeronáutico.

Es uno de los primeros productores mundiales de vino; la producción en 2003 fue de unos 30 millones de hectolitros. La industria siderúrgica, antes de su reconversión de la década de 1990, estuvo concentrada en Bilbao, Santander, Oviedo y Avilés.

Turismo

La ciudad de Barcelona, uno de los principales destinos turísticos de España y una de sus ciudades más pobladas
La ciudad de Barcelona, uno de los principales destinos turísticos de España y una de sus ciudades más pobladas

Es el segundo país del mundo que recibe más turistas extranjeros, según datos de la Organización Mundial de Turismo, tan sólo por detrás de Francia, y disfruta de una cuota del 7% del turismo mundial, por delante de Estados Unidos e Italia.

Cataluña es el primer destino turístico de España y el segundo destino turístico son las islas Baleares, después están las islas Canarias, Andalucía, la Comunidad Valenciana, y Madrid.

Cultura

Miguel de Cervantes y Saavedra, el más importante símbolo de la cultura española
Miguel de Cervantes y Saavedra, el más importante símbolo de la cultura española

Los diferentes pueblos que pasaron por España a lo largo de la Historia, la situación fronteriza de la Península entre dos continentes con tradiciones culturares muy diversas, el largo perídodo de influencia política de la monarquía hispánica, y la expansión de la misma en el continente americano, han determinado que el acervo cultural, artístico y patrimonial de España sea uno de los más ricos, variados e influyentes de Occidente.

La nación ibérica es patria de hombres y mujeres insignes tanto en la pintura, la literatura, las artes escénicas, la arquitectura, la música, entre otras manifestaciones de la cultura. Nombres como Francisco de Goya, Diego Velázquez, Pablo Picasso, son grandes genios de la pintura que han llevado el nombre de España muy lejos, otros como Miguel de Cervantes, Benito Pérez Galdós, Federico García Lorca y Juan Ramón Jiménez han llenado de gloria no solo a las letras de España sino a la literatura castellana y a la literatura universal.

España es mucho más que flamenco, corridas de toro o vino, es una nación con una cultura impresionante, que ha influido en medio mundo, sobre todo en las culturas hispánicas de la región de América Latina incluyéndo Cuba, Puerto Rico y República Dominicana, donde la cultura española forjó la nacionalidad cultural de dichas naciones

Fiestas y Tradiciones

Lo más conocido mundialmente entre las tradiciones folclóricas españolas son ciertamente el Flamenco y los Toros. Las Corridas de Toros se encontrará en realidad por todo el país, siendo internacionalmente los más populares y conocidos espectáculos los encierros que se celebran durante los Sanfermines en Pamplona. Pero las corridas de toros son una parcela que aparecerá en España en cualquier Fiesta.

Flamenco, de otro lado, es la tradición folclórica del sur, en particular de Andalucía. Y es en esta tierra donde conocerá las raíces del cante, la guitarra y el baile flamenco. En Abril se celebra la Feria de Abril, en Sevilla, una semana repleta de cante y baile, donde se bebe vino de Jerez y otros deliciosos caldos de la zona, acompañados de jamón y queso viejo entre otros manjares de la zona: otra celebración excepcional que la ciudad ofrece es la Semana Santa, con sus famosas cofradías.

Otro acontecimiento que atrae a millones de personas a un pequeño pueblo situado en la provincia de Huelva, es El Rocío, una romería al pueblo del mismo nombre donde se venera a la Virgen del Rocío.

En tradicionales y simples carretas adornadas y dentro del más auténtico tipismo flamenco acudirán multitudes, no sólo de la zona sino de puntos muchos más alejados, a pie, a caballo o en carreta, celebrando un espectáculo único, donde folclore y alegría se mezcla con religiosidad en una curiosa y colorida combinación.

Otra fiesta excepcional "Las Fallas de San José" en Valencia, que se celebran en Marzo, cuando toda la ciudad se convierte en un escenario enorme de fiesta y arte, con inmensas cantidades de la más extraordinaria pirotecnia.

Cerca de Valencia se encuentra la localidad de Buñol, donde todos los años, el último miércoles de Agosto se celebra la Tomatina; la batalla de tomates más grande del mundo. Más de 40 000 personas, 100 toneladas de tomate, son cifras que indican la dimensión del evento, donde durante una hora se bombardea con tomates a todo el que se mueve. El inicio de esta tradición es tan simple como jocoso, ya que se remonta a una pelea multitudinaria que ocurrió en 1945 durante un desfile de "gigantes y cabezudos", parece que los habitantes no encontraron mejor armamento que los tomates que cogieron de un puesto de verduras allí situado. Lo interesante de ello es que se ha convertido en un evento excepcional al que acuden miles de visitantes de diversos países.

Una semana salvaje se podrá encontrar también en San Sebastián durante el mes de febrero, cuando se celebra La Tamburrada. Las fiestas más típicas de Madrid son las de "San Isidro", en Mayo. En estas fechas se celebran unas de las más importantes corridas de toros del año. El Carnaval tiene su popularidad en muy diversos puntos del país, siendo muy conocidos el de Santa Cruz de Tenerife, por su belleza, el de Sitges y el de Cádiz. Dentro de sus tradiciones también se encuentra dulces y postres tradicionales como el abanico de helado muy fácil de preparar y de gran aceptación en la población.

Arquitectura

Las obras arquitectónicas más antiguas de España se remontan a la cultura megalítica, aproximadamente 3000 años a.n.e. Desde este período hasta la romanización de la Península Ibérica vamos a encontrar interesantísimos hallazgos y asentamientos de lo que se ha llamado de modo genérico la civilización íbera o Ibérica. Sin embargo no son éstos probablemente los monumentos arquitectónicos que uno mejor conoce de España, por lo que una profundización en este sentido podría llevar al visitante a encontrar verdaderas sorpresas en diversas regiones de la península, sobre todo en la zona levantina y al sur, en lo que a íberos se refiere, y al norte, referente a pueblos celtas o nórdicos en general.

De épocas tampoco tan recientes, como la romana, se encuentran monumentos en el país, siendo los más importantes el colosal Acueducto de Segovia y las ruinas romanas de Mérida.

Pero quizás lo que realmente ha sorprendido al visitante durante décadas es lo que la época musulmana ha dejado como herencia.

La gran Mezquita de Córdoba es uno de los monumentos más admirados, el otro es, por supuesto, la Alhambra de Granada un palacio sorprendentemente bien conservado en su estado original.

El Palacio de La Alhambra, en Granada, fue la residencia de los reyes de Granada y es uno de los más importantes exponentes de la arquitectura "mora" en España y uno de los tesoros nacionales de dicha nación
El Palacio de La Alhambra, en Granada, fue la residencia de los reyes de Granada y es uno de los más importantes exponentes de la arquitectura "mora" en España y uno de los tesoros nacionales de dicha nación

Cuando se habla de la España mora, árabe, o musulmana, se habla de una particularidad de la historia del arte europeo que puede resultar confusa. Pues mientras Europa continúa en la época feudal, tras la caída del Imperio Romano, a evolucionar en sus líneas visigóticas y posteriormente románicas y góticas, España entra en este capítulo de la historia con una invasión africana que, desde el Sur, llega a casi toda la península.

Sólo al Norte se conservarían algunos reductos o reinos independientes que continuarían edificando en un estilo europeo medieval y que sucesivamente irían tratando durante siglos de reconquistar el territorio dirección al Sur. Estos portarían consecuentemente esta influencia europea medieval a territorios que por corto o largo espacio de tiempo habían estado bajo la influencia musulmana en sus costumbres y en su arte.

De otro lado cuando los moros llegaron a la Península Ibérica, su estilo era netamente africano, pero tras 800 años asentados en ella, lógicamente se fueron hispanizando progresivamente, alejándose de las tendencias africanas que siglos atrás hubieran traído con ellos. Crearon entonces un estilo sui generis, no exento de importantes novedades técnicas y estilísticas que se diferenciaba, siglos más tarde, de lo que se construía en África. Este estilo propio llega a su punto culminante en el estilo Califal, generado en Córdoba, y que tuvo como máximo exponente a la Mezquita.

Estos 800 años de historia estarían caracterizados por una España muy mestiza, en la que convivirían en paz tres poblaciones con religiones diversas, los judíos, los musulmanes y los cristianos. Al igual que en territorio musulmán se respetaba la libertad de religión por la que judíos y cristianos pudieron seguir viviendo en paz y de acuerdo a sus costumbres, en los territorios reconquistados, hasta la época de los Reyes Católicos, también se permitiría a musulmanes y judíos continuar viviendo conforme a sus tradiciones en territorio reconquistado. Es precisamente esta característica la que crea esta curiosa fusión de estilos tan característicamente hispana, donde vemos monumentos de estilo mozárabe, mudéjar, y todas las combinaciones posibles, (gótico-mudéjar, románico con ornamentos mozárabes, etc.).

La palabra mozárabe procede del árabe mustab' rab que significa que quiere parecer árabe, y así se denominaba a los cristianos que permanecieron en territorio conquistado manteniéndose fieles a su religión. A su estilo arquitectónico se le denominó así por extensión, y se caracterizaba por el uso de técnicas constructivas esencialmente visigóticas, modificadas por la influencia califal.

De otro lado la palabra mudéjar proviene de la árabe mudeyyen, que significa al que se le permite permanecer, se trataba de musulmanes que vivían en territorio hispano-cristiano. De nuevo su estilo arquitectónico se denomina del mismo modo, y se, puede definir como el existente entre los siglo XI al siglo XV, en el que se mezclan elementos cristianos (románicos o góticos) con estructuras, materiales y elementos decorativos musulmanes.

Cuando España estaba aún ocupada por los moros en el Sur, al Norte coexistieron reinos visigodos, como se ha dicho, aquellos que durante siglos se empeñarían en la Reconquista de lo que anteriormente había sido territorio cristiano.

Es por esta razón por lo que en esta zona se encuentran importantes joyas arquitectónicas de estilo Visigótico y Románico. Exponentes de este estilo arquitectónico encontramos especialmente siguiendo la ruta del "Camino de Santiago", que se establecería con gran empeño como baluarte de la cristiandad.

En el siglo XII se introduce en España el estilo Gótico, llegando a su máxima importancia durante el siglo XIII, cuando se construyeron la Catedral de Burgos, la Catedral de Toledo y la Catedral de León.

La llegada del Renacimiento a España está rodeada de nuevo de peculiaridades hispánicas. Esta época coincide con el final de la Reconquista, cuando los Reyes Católicos toman Granada, la que fue el último enclave musulmán, coincide, en segundo lugar, con el descubrimiento de América y, en tercer lugar, con la unificación de España bajo la corona de Castilla. Este último aspecto conlleva un intenso esfuerzo por parte de la corona y de la iglesia católica en utilizar la cristiandad como elemento unificador, terminando con ello la larga tradición de libertad religiosa.

Todos estos elementos llevan a España a enfocar el renacimiento también de una forma muy sui generis, y a pesar de que también se construye en el más puro estilo renacentista italiano, nos encontramos con una tendencia netamente hispana y mucho más ornamental que la italiana: El estilo Plateresco, nombre con el que se designa al primer Renacimiento español que abarca los reinados de los Reyes Católicos, Carlos V y Felipe II. El nombre procede del parecido existente entre el tratamiento de la piedra calada, en complicadas y finas filigranas, con el de la plata en la orfebrería. Uno de los monumentos más representativos de este estilo arquitectónico es la Universidad de Salamanca.

La Catedral de la Sagrada Familia en la ciudad de Barcelona, obra del artista catalán Antonio Gaudí y símbolo de la arquitectura de cataluña
La Catedral de la Sagrada Familia en la ciudad de Barcelona, obra del artista catalán Antonio Gaudí y símbolo de la arquitectura de cataluña

El barroco en España coincide quizás con una de las épocas más prolíficas y gloriosas del arte español. En arquitectura aparecen dos visiones muy diversas que pudieran considerarse hasta contradictorias: El estilo Herreriano, de Juan de Herrera, de gran austeridad, cuyo exponente más representativo es el Monasterio del Escorial en Madrid, y el estilo Churrigueresco, llamado así tras la obra de la familia Churriguera, de ornamentación recargada e imaginación desbordada, en la que late el tipismo español. Adicionalmente en Galicia se observa un excepcional auge barroco creándose un estilo propio, llamado Barroco Compostelano, con Santiago de Compostela como centro del mismo.

El modernismo en España de nuevo representa un importante papel dentro del contexto arquitectónico internacional, con importantes arquitectos, sobre todo en Barcelona, que llegarían a revolucionar los esquemas tradicionales.

El más conocido mundialmente es quizás Antonio Gaudí y su gran catedral la Sagrada Familia. Pero el movimiento evolutivo no cesa y, hasta hoy, se puede considerar a Barcelona como un centro internacional de la arquitectura más innovadora.

Deportes

La selección nacional de fútbol conocida como "La Roja", fue campeona mundial de fútbol en 2010 y es símbolo de pasión y veneración en la nación
La selección nacional de fútbol conocida como "La Roja", fue campeona mundial de fútbol en 2010 y es símbolo de pasión y veneración en la nación

En materia deportiva, España es una de las grandes potencias europeas en deportes como el fútbol (del cual su selección nacional masculina fue campeón en 2010) asi como deportes como el ciclismo, el baloncesto, el tenis, el balonmano, los deportes de motor y el atletismo. El gran impulso deportivo de España tuvo su punto más alto durante la celebración de los Juegos Olímpicos Barcelona 1992 ya que a partir de esa etapa el gobierno comenzó a destinar grandes cantidades de fondos a programas de masificación deportiva.

España ha sido y es la cuna de grandes deportistas, como Raúl González Blanco, Rafael Nadal, Iker Casillas, Johann Mühlegg, Manuel Estiarte Duocastella, entre otros.

La nación ha tenido campeones del mundo en deportes tan dispares como: fútbol sala, pádel, balonmano, hockey patines, Polo acuático, Vela, Karate, Judo, Taekwondo, Boxeo, tenis, Atletismo, Gimnasia, trial, enduro, Triatlón, Natación, windsurf, golf, motociclismo, rally, Ciclismo y, más recientemente, Fórmula 1 y Baloncesto.

Referencias

Fuentes

  • Historia de España , publicada en la página web de Luis Enrique Otero Carvajal, Profesor Titular de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid, 2008.
  • Universidad Politécnica de Valencia
  • Ministerio de Asuntos Exteriors y de Cooperación
  • Congreso de Diputados
  • Manual de Historia de España. 2. La España Medieval, J. L. Martín Rodríguez, Madrid, Historia 16, 1993. ISBN-108476792727
  • España y los españoles hace dos mil años (según la Geografía de Estrabón), de Antonio Gª y Bellido (arqueólogo y catedrático de la Universidad de Madrid). Colección Austral de Espasa Calpe S.A., Madrid, 1945 (primera edición: 8-XI-1945)
  • Las artes y los pueblos de la España primitiva, de José Camón Aznar (catedrático de la Universidad de Madrid. Editorial Espasa Calpe, S.A. Madrid, 1954 Diccionario Espasa Íberos, de José R. Pellón. Espasa Calpe S.A., Madrid, 2001
  • Geografía histórica española, de Amando Melón, de la Real Sociedad Geográfica de Madrid y catedrático de Geografía de la Universidad de Valladolid y de Madrid. Editorial Voluntad, S.A., Tomo primero, Vol. I-Serie E. Madrid, 1928
  • Historia de España y de la civilización española, de Rafael Altamira y Crevea, catedrático de la Universidad de Oviedo, de la R.A. de la Historia, de la Sociedad Geográfica de Lisboa y del Instituto de Coimbra. Tomo I. Barcelona, 1900
  • Historia ilustrada de España, de Antonio Urbieto Arteta. Volumen II. Editorial Debate, Madrid, 1994
  • Historia de España. España romana, I, de Bosch Gimpera, Aguado Bleye, José Ferrandis. Obra dirigida por Ramón Menéndez Pidal. Editorial Espasa-Calpe S.A., Madrid, 1935
  • Geografía para Niños